La Unión Europea: un rompecabezas

Por Raúl Sohr
  • Analista internacional

Gobernar un país es un reto mayor. Conducir a 28 estados, con intereses muy diversos, es una tarea titánica. La elección de la conservadora alemana Ursula von der Leyen como presidenta de la Comisión Europea, la máxima autoridad continental, dejó a la luz algunas de las dificultades que enfrenta la Unión Europea (UE).

Una de las críticas a la Unión es que sus autoridades constituyen una cúpula distante, desconocida para la mayoría de los europeos. Muchos proponen que los candidatos a la presidencia de la UE, hagan campaña en el conjunto del viejo continente para presentar sus programas y enterarse de la realidad en terreno. En definitiva, sería el Parlamento Europeo (PE), mandatado por sus partidos que responden a los electores, el que escogería a las nuevas autoridades de la Comisión.

Lejos de lo anterior, ésta fue una elección cocinada a puertas cerradas entre los mandatarios de los países miembros. Peor aún, se nominaron a varios así llamados “candidatos principales”. Ocurrió, como pasa tantas veces en los juegos de poder, que aquellos que sobresalen por sus principios son los primeros en ser vetados. La firmeza suele perjudicar a algunos  En este caso el asunto era más complejo. Era necesario encontrar un balance de corrientes políticas, género, intereses regionales y la gravitación de los estados respectivos. Así quedaron descartados los candidatos con mayor figuración. Ello le abrió el paso a Von der Leyen, hasta entonces ministra de Defensa germana. Fue una negociación que dejó insatisfecha a la centroizquierda y a los verdes. Von der Leyen ganó por sólo nueve votos de los 751 parlamentarios del PE.

La nueva presidenta de la UE, consciente de la fragilidad de su mandato, no perdió un minuto y en su discurso inaugural tendió manos a los escépticos.  Postuló que Europa debe ser el primer continente climáticamente neutral del mundo en 2050. Una promesa mayor porque para lograrlo habría que alcanzar el 50 por ciento de reducción de emisiones, ya para 2030. Pero la mayoría de los gobiernos se ha fijado la meta de bajar las emisiones de CO2 en 40% para esa fecha, Von  der Leyen propuso un  Acuerdo Verde para disponer de un billón de euros en inversión sostenible. En el ámbito social, propuso una norma que exige a todos los países a introducir un salario mínimo. En un gesto a los liberales anticipó legislación sobre los alcances éticos de la inteligencia artificial. En cuanto a los asuntos de género, prometió la paridad en la Comisión que presidirá. Algo nada simple, pues los gobiernos nacionales nominan a sus respectivos miembros.

Von der Leyen admitió  que la UE está al debe frente a la migración y al respecto señaló que “más de 17.000 personas perecieron ahogadas en los últimos cinco años en el Mediterráneo” tratando de alcanzar Europa.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo