“Years and Years”: el terror de lo verosímil

Por Nicolás Copano

* Comunicador multifacético, experto en marketing y redes sociales y emprendedor por naturaleza.

Hace unos días viví algo inquietante: mi amigo Hugo Morales, columnista de tecnología, me condujo por la ciudad en un auto de $30 millones que la compañía Nissan le había prestado para testear. Treinta millones es demasiado dinero para un auto. El punto es que es un auto eléctrico, cuya carga promedio en una casa es, me cuenta, de 1.800 pesos. El primer impacto es ése. El segundo es darse cuenta que casi no suena. Es como un microondas. Y cuando acelera sientes que estás en esos automóviles de juguete de tracción. Es un encanto: parte cuando le presionas el botón. Realmente es hermoso. Es casi perfecto para gente como yo, que no maneja. Es el paso anterior a que un día de estos, tú tomes tu celular y le digas dónde ir a algo, como en “Years and Years”.

“Years and Years” es la nueva serie que justifica el pago de HBO GO sagradamente. La serie es de la BBC, pero para el resto del mundo, sale por HBO. Y es un canto inquietante a lo que vendrá. Es terroríficamente verosímil. Es como si “The Great Hack” (el documental sobre Cambridge Analítica, hoy en Netflix) lanzara una línea de tiempo sobre una familia tipo Los Venegas. Una familia como la tuya y la mía. Y nos contara qué va a pasar en siete años. Pero sin exagerar, sin autos voladores.

Neil Harbisson es un artista y músico británico de 35 años, pero también es la primera persona “cyborg” provista de una antena implantada en su cabeza que le permite percibir colores invisibles para la visión humana y hasta recibir llamadas telefónicas redireccionadas desde su teléfono.

“Years and years” relata que un futuro así es posible. A través de los integrantes de la ficticia familia Lyons, originarios de Manchester, el filme cuenta cómo podría ser la vida en Reino Unido dentro de pocos años.

Cambios sociales, políticos, económicos y tecnológicos se toman el país del primer mundo, con los Lyons como protagonistas de duros golpes que exponen, entre otros tópicos, el drama de la crisis migratoria, el amor homosexual, el racismo, la irracionalidad política y hasta la introducción de implantes tecnológicos en el cuerpo humano debido a la necesidad de trascender. Los datos son lo único que no muere.

La mayoría de las series que osan viajar en el tiempo, lo hacen al pasado. “Years and years”, en cambio, comienza en 2019 y avanza 15 años.

Lo más terrible de la trama es lo verosímil de la misma. Como adelanto: en un par de años las listas de espera continúan.

“Years and Years” es indispensable, como los episodios de “Black Mirror”, porque el terror es doméstico. Como leí en un tuit, “‘Years and years’, la nueva serie apocalíptica de HBO, se estructura sobre la premisa de qué pasaría si el mundo desarrollado se latinoamericanizara. Espeluznante”. Y, a veces, me parece que eso es un poco lo que pasa: tenemos las cosas para ser mejores, pero a veces no sabemos qué hacer con ellas. Y nos quedamos. Muy latinoamericano. Muy de que va a pasar otro día y se va a arreglar. Y ahí se queda la grieta de agua en el techo, hasta que un día cae todo sobre nosotros y lo dejamos estar.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo