El drama kurdo

Por Raúl Sohr

* Analista internacional

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan proclamó: “No permitiremos que ningún grupo terrorista establezca campos en el norte de Siria y amenace a Turquía”. Los terroristas en cuestión son los kurdos de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS). Una milicia que controla buena parte del norte del país. La advertencia de Erdogan se materializó esta semana con duros bombardeos aéreos y de artillería contra efectivos kurdos en territorio sirio. A la par, tropas turcas cruzaron la frontera para establecer una “zona de seguridad”. El objetivo es crear una franja de unos 30 kilómetros de ancho a lo largo de la frontera entre ambos países. El nuevo territorio permitiría a Turquía impedir que los efectivos de las FDS cooperen con los guerrilleros kurdos, del izquierdista PKK, que combaten, desde hace tres décadas, contra las autoridades turcas al interior del país. Alrededor de 14 millones de la población turca, que en total suma 80 millones, son de ascendencia kurda y muchos de ellos denuncian que son discriminados por el gobierno de Ankara. Un segundo objetivo será trasladar la mitad de los cuatro millones de sirios refugiados en Turquía a la futura “zona de seguridad”. Hecho que, de concretarse, creará una nueva realidad en territorios poblados por kurdos.

El drama del pueblo kurdo, que suma unos 30 millones de personas, es su dispersión en varios países. Un importante segmento de ellos pugna, desde hace más de un siglo, por crear un Estado independiente: el Kurdistán. Estos montañeses, cuya existencia se remonta a seis siglos antes de nuestra era, nunca han podido cuajar en una entidad política. En Siria, los kurdos alcanzan a los dos millones, en Irán son seis millones y una cifra similar vive en Irak. Hay además una diáspora de unos dos millones, con la mayoría de ellos radicados en Alemania.

Distintas guerras en el Medio Oriente han abierto espacios a las reivindicaciones kurdas que son consideradas como separatistas, enemigas de la soberanía nacional, por sus varios países de residencia. Cualquier intento por brindarles ayuda es calificado como una intrusión en sus asuntos internos. Los kurdos, a su vez, han hecho alianzas y combatido contra diversos regímenes de la región. En la actualidad existe un virtual Estado kurdo independiente al norte de Irak, que cuenta con los recursos de abundantes yacimientos petroleros y dispone de fuerzas armadas llamadas peshmergas. Los kurdos iraquíes respaldaron la lucha de sus compatriotas sirios, junto a Estados Unidos, contra el Estado Islámico.

Comienza ahora un nuevo capítulo de violencia en Siria. Tras ocho años de guerra civil, con cerca de medio millón de muertos y casi la mitad de su población desplazada, la ansiada paz sigue distante. El desenlace de la invasión turca es incierto.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo