Publimetro TV

Viña 2019: Mauricio Palma doma al "monstruo" y consigue Gaviota de Plata y Oro

El humorista chileno Mauricio Palma logró revertir la molestia de un público encandilado con el grupo estadounidense Backstreet Boys y consiguió el aplauso del Festival de Viña.

Por Agencia Uno

El también psicólogo entró al escenario de la Quinta Vergara faltando diez minutos para la medianoche y apostando a un diálogo rápido e irreverente obtuvo el respaldo de los 15 mil asistentes que en su mayoría habían ido a cantar a la banda norteamericana.

Palma inició su show con anécdotas de su infancia y los cambios sociales en los últimos 30 años en Chile ironizando con el supuesto "desarrollo" que ha tenido el país en este período.

Luego usó su profesión para jugar con conceptos de biología y de terapia para jugar con las bromas sobre la inteligencia, las contradicciones sociales y los recuerdos de la llamada "cultura popular" con jingles de publicidad, dibujos animados y series de televisión.

Aunque en algunos momentos la rutina parecía que se debilitaba, Palma volvía, de tanto en tanto, conseguir las risas del público. Esto porque hizo alusión a lugares que han sufrido catástrofes naturales como la Quebrada Macul, Dichato, Chaitén o Copiapó.

Sin embargo, por segunda vez en la noche revirtió ese ambiente algo enrarecido con bromas sobre tragedias y apostando a historias familiares volvió a contentar al público de la Quinta Vergara.

En esos momentos fue que los animadores María Luisa Godoy y Martín Cárcamo salieron a escena para alabar su debut festivalero y tras incitar a los asistentes a respaldar el show de Palma, obtuvieron la interacción para que se le entregara la Gaviota de Plata.

Con los primeros agradecimientos, Palma sacó su mejor arma antes de llegar a la Ciudad Jardín: Su personaje "Violento Parra", un supuesto cantautor y trovador, militante UDI, discriminador por ser millonario y fanático de la figura de Augusto Pinochet y su viuda, Lucía Hiriart. Parra” fue más allá y dedicó una particular canción a Lucía Hiriart, basándose en el tema Amiga Mía de Los Prisioneros.

De esta forma, Palma cantó sobre el escenario: “Misia Lucía, yo sé que nunca vamos a dejar que usted se nos vaya”. Ese momento marcó un de los instantes de mayor humor entre el público de Viña del Mar, el cual se mantuvo en calma durante el desarrollo de la rutina.

Con las imitaciones de canciones muy conocidas del repertorio folclórico de "La Nueva Canción Chilena", Palma logró definitivamente terminar por contentar a los presentes y eliminar toda pifia que hiciera reaparecer al temido "Monstruo" de la Quinta Vergara.

Con varias alusiones a las diferencias de clases sociales, el endeudamiento y los viajes y conocimiento de otros lugares del mundo, el personaje de Palma obtuvo el aplauso final que derivó en que los animadores le entregaran la Gaviota de Oro.

Tras los saludos correspondientes, Palma rompió el esquema del diálogo o rutina de humor y derivó el remate de su show hacia la consigna feminista, aunque siempre ironizando con su condición de hombre.

En definitiva, el show de Mauricio Palma duró 1 hora y diez minutos y se despidió junto a su staff a quienes hizo pasar al escenario de la Quinta Vergara.

Loading...
Revisa el siguiente artículo