Kristen Stewart y Robert Pattinson en el último amanecer

Hablamos con los protagonistas de la esperada quinta y última parte de la saga romántica de vampiros y hombres lobo. La película se estrenó ayer en Chile y se espera que rompa la taquilla.

Por

Imagen foto_0000000120121116154752.jpg
EFE

Robert Pattinson y Kristen Stewart deben ser la pareja que más dio que hablar en el mundo este año. No sólo por el estreno de la última parte de la saga vampírica “Amanecer: Parte 2”, sino por los escándalos de infidelidad en que se vieron involucrados, en los que su consagrada fama obtenida gracias a “Crepúsculo” les mostró su cara más siniestra.

Y aunque el costo de los escándalos pueda manchar un poco la valoración de su desempeño en pantalla (en la proyección anticipada del último filme de la saga, algunos seguidores acérrimos incluso la abuchearon cuando salió su nombre), cuando se le consulta a Kristen Stewart acerca de si estaría dispuesta a repetir todo de nuevo después de todo lo que pasó, ella tiene una respuesta que lo resume todo: “Sí, definitivamente sí.

Probablemente me preocuparía menos de que la gente crea. Todos piensan que soy terriblemente torpe socialmente”.
Por supuesto, eso no quiere decir que no le guste que la franquicia se termine.

“Me alegra y me alivia saber que ya no tendré que preocuparme por los personajes. Siento que la palabra ‘alivio’ suena mal, porque aunque se te quita un peso de la espalda, definitivamente lo vamos echar en falta, ya que formó parte de nuestras vidas durante cinco años. Nunca había tiempo para nada, aunque estuviéramos trabajando en un proyecto entre medias en que el personaje no te estuviera recordando, ‘en tres años te vas a casar. ¿Cómo va a ser eso? ¿Te alegra que vas a tener un bebé?’ Generalmente, todo eso sucedía en un periodo de tiempo muy limitado. Después de cinco años, el descanso es bienvenido, aunque al mismo tiempo nos haya encantado”.

En cambio, para Pattinson, quien interpretó al mañoso vampiro Edward Cullen, las cosas son aún más firmes. Y es que el estrellato es algo que no encaja bien con el actor británico.

“Tengo un raro trastorno mental: lo único que soy capaz de escuchar es la parte negativa. No importa si mucha gente dice cosas elogiosas, siempre lo veo en negativo”, explica Pattinson. “Tal vez siento como que todavía no me lo merezco, por eso lo que realmente quiero es sentir en mi cabeza que hago algo valioso y luchar durante un largo periodo de tiempo”.

En todo caso, la fama de “Crepúsculo” incomoda a Pattinson, aunque le sirve de motivación para su pujante carrera. “Este año me he apuntado a un montón de cosas. Estaba obsesionado en trabajar con gente que puede calificarse como peligrosa. Pensé que sería emocionante”, comenta.

“El negocio del espectáculo realmente me importa un comino, porque creo que cualquiera que tenga cierta visibilidad puede intentar hacer cosas realmente subversivas. Pienso que sería interesante desarrollar ese tipo de proyectos dentro del mainstream, películas que conviertan a los espectadores en participantes y no sólo en consumidores”.

Esa sensibilidad es la que lo ha llevado a firmar el papel protagonista de “Misión: Lista negra”, filme que se rodará en Irak el próximo año. “Probablemente ese rodaje está fuera de la zona de confort de cualquiera”, comenta. “Se trata de un personaje llamado Maddox Eric que fue interrogador del Ejército y casi localizó a Saddam Hussein él solo. En realidad nadie conoce su historia, que es absolutamente increíble, hilarante en ciertos aspectos y además bizarra. Su base estaba en uno de palacios de Saddam Hussein en Tikrit, y de hecho rodaremos en el palacio auténtico, algo asombroso. Los interiores parecen diseñados por Kubrick, son increíbles”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo