Lady Gaga: una fiesta inolvidable para sus "Little Monsters"

Cerca de 40 mil fanáticos llegaron hasta el coliseo de Ñuñoa para disfrutar de un verdadero espectáculo. La cantante derrochó simpatía y talento sobre el escenario por más de dos horas de un show inolvidable para sus fanáticos.

Por

Hace mucho tiempo que no se veía un fenómeno musical como Lady Gaga, provocadora como pocas, capaz de hacer cualquier cosa por sorprender a sus “little monsters” como ella misma llama a sus fanáticos. Y en Chile no fue la excepción.

Arribó al país a tan solo horas de dar su único concierto en el principal coliseo deportivo del país, convocando a cerca de 40 mil fanáticos que fueron capaces de acampar por 20 días en una de las puertas de ingreso al recinto ñuñoíno.

Nada importaba para ellos, ni el frio, ni los insultos, solo poder estar lo más cerca posible de ella: Lady Gaga. Y ese esperado momento llegó pasadas las 21.45 horas, cuando se bajó el telón y apareció sobre el escenario del Estadio Nacional montada sobre un caballo negro delante de un castillo gigante que ocupaba todo el escenario.

Efervescencia, gritos y la fiesta de Lady Gaga con sus “little monsters” comenzó. Claro, no podía ser de otra manera para quien hoy por hoy es una de las estrellas más importantes de la música y por supuesto del show. Tal como lo viene haciendo en su tour “Born this way ball”, abrió la presentación con “Highway Unicorn”.

Con un “Chile, tú eres el futuro”, se lanzó con el tema que le da el nombre a su gira “Born this way”, desatando a los miles de fanáticos en el estadio. Pero esto solo era el inicio de dos horas y quince minutos de puro espectáculo, donde la norteamericana fue soltando uno a uno sus éxitos.

Durante la noche pasaron Bad Romance, Judas, Telephone, Poker Face, Alejandro, Paparazzi tras hacer una pausa vinieron los últimos temas de la noche, The Edge of Glory y Marry The Night.

Cercana

Como ya es característico, la cantante privilegia a sus pequeños monstruos, sus más fieles seguidores, y en Chile también lo hizo. Antes de interpretar “Telephone“, subió a una pequeña niña que no sobrepasaba los tres años de edad, quien estaba caracterizada como ella, por lo que la norteamericana la llamó “Lady Gaga Doll“, cantando y bailando junto a la pequeña.

Pero esto no sería lo único que haría la diva del pop. En medio de la presentación, Lady Gaga se dio el tiempo para sentarse en el escenario y comenzar a abrir los regalos que habían lanzado sus fanáticos. Tras abrir dos cajitas con recuerdos, hizo subir a cuatro seguidores que no podían más de emoción al estar junto a su ídola, abrazándola fuertemente, provocando la envidia del resto del estadio.

Cercana, cariñosa y visiblemente emocionada le dio las gracias al público por haber comprado el ticket del concierto, además de recalcarles lo importantes que ellos son para ella, diciéndoles “yo nací por ustedes, ustedes me crearon a mí”.

Con su discurso de libertad e igualdad para todos, demostró por qué es una de las artistas que arrasa en cada país que visita. Con una puesta en escena grandilocuente, Lady Gaga se coronó como la nueva maestra del espectáculo: show, baile y un talento vocal indiscutido. Sí, porque Lady Gaga canta y de verdad.

Farándula, teloneros y vestuario

Una noche en la que tampoco podían faltar personalidades de la farándula criolla, encabezados por la pareja formada por Pablo Schilling y Kel Calderón, disfrutaron del show de la norteamericana.

Las bandas invitadas fueron Lady Starlight y The Darkness quienes encantaron con su presentación.

Durante su show, Lady Gaga tuvo cerca de 15 cambios de vestuario, todos de diseñadores como Versace, Armani y Moschino.

Andrea Herrera R. / Publimetro Web

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo