Éstas son las dos chilenas que quieren ganar el Festival de Viña

La rancagüina Azucena Gutiérrez dejó el folclor por el pop, para representar a Chile en la competencia internacional. En tanto la curicana Paula Herrera hizo justo lo contrario y representará a nuestro país en la categoría folclórica.

Por

El tenista Nicolás Massú junto a Fernando González, Sebastían Rozental, Waldo Martínez y su hermano Stefano, fueron vistos por las cámaras del programa de Mega, Secreto a Voces, en una juerga en Viña del Mar.

El programa de televisión siguió al deportista desde las 22 horas y la celebración se prolongó hasta cerca de las 7 de la mañana.

El itinerario del grupo de amigos comenzó en el pub Hollywood, luego la disco Living, para llegar finalmente a un local sin nombre y atendido por mujeres en el sector 1 de Reñaca.

Massú estuvo involucrado anteriormente en una polémica con la modelo brasileña Dayane Mello, con quien terminó su relación.

" class="gi" />
  • . Imagen Por: Gentileza
  • A la primera escucha, “Ven, ven, bésame”, parece un tema de Shakira o a Britney Spears. Pero si se le pregunta a Azucena Gutiérrez, dirá que es mucho más que eso.
    “Es una nueva propuesta musical de pop sudamericano. Mezcla folclor peruano con un pop súper sensual y con una parte de hip hop”, explica la artista, quien define su estilo como “folclor rosado”.
    El tema que representará a Chile en la competencia internacional de Viña 2013 es el primer single del primer disco de Azzu, precisamente llamado “Folklor rosado”. “Este disco es producto de cuatro años de investigación para llegar a este sonido. Primero estudié dos años en Buenos Aires con Eduardo Bergallo y después lo produje en Chile con Gustavo Pinochet”, cuenta.
    Pero la inclusión de influencias folclóricas en la música de Azzu no es nada casual. Nacida en Graneros y criada en el campo -es hermana del “huaso Gutiérrez” de “Pareja perfecta”-, Azzu es hija ni más ni menos que de Miguel Gutiérrez, director de la agrupación folclórica infantil Los Grillitos de Graneros.
    “En los Grillitos tocaba el arpa. Pero a la vez me encantaba Britney y el hip hop”, cuenta Azzu. Y son precisamente esas las influencias que se unieron para crear el “folclor rosado” del que habla su disco. “A la hora de hacerlo quería que fuera muy yo. La canción me muestra tal cual soy: una chica sensual y latina”, dice.
    Por eso, aunque el año pasado postuló con un tema folclórico, ahora quiso hacer algo más comercial y dice sentirse al fin capacitada para decir que su carrera ha empezado.
    Además, según le dijeron los miembros de la comisión del festival, de las 500 postulantes que escucharon “Ven, ven, bésame” fue el único coro que se les quedó pegado. “Fui a postular como cualquier persona, con dos canciones del disco, ninguna de ellas compuesta para Viña. No sé por qué, pero estaba segura que iba a quedar y considero que soy la mejor de las nominadas”, dice, confiada.
    Por ahora sólo le queda prepararse. El 15 teloneará a DJ Méndez en un show en Machalí, donde tendrá su despedida, ya que el 17 parte a Viña en lo que será su mayor paso para transformarse en una estrella pop.
    “Quiero hacer más masiva mi música. Ya no me veo haciendo folclor puritano como mi papá”, asegura.

    Escucha el tema de Azzu: 

    A la sombra de Violeta
    Antes se la conocía como Amarantha. Con temas como “Que el amor duela tanto”, de Juan Carlos Duque, ella cultivaba el tipo de pop que la podría haber transformado en una Francisca Valenzuela, por ejemplo.
    Pero en 2010 con su tercer disco, “Verde y celeste”, dio un vuelco. Aunque ni tanto, ya que Paula Herrera, nacida en Curicó, residente en Santiago desde 1995 y egresada de la Escuela Moderna de Música, siempre tuvo el folclor en las venas.
    “Tuve la inquietud de hacer pop, entonces me puse bien latina por un tiempo. Pero ahora mi idea es conectar con la tierra, volver al origen, a algo más real”, cuenta Paula, quien representará a Chile en la competencia folclórica de Viña de este año con el tema “Con el zapatito, con el zapatón”.
    Con una simple melodía de guitarra y una inequívoca semejanza a las canciones de Violeta Parra, el tema es un ejemplo claro de esta nueva identidad de Herrera. “Creo que volví a mi esencia, es una canción más simple, donde el mensaje es lo importante. Tiene una simpleza como de niño”, explica la artista sobre la canción, que forma parte de su cuarto disco, “La discreción del caracol”, lanzado a mediados de 2012.
    A diferencia de Azzu, Paula tiene una carrera musical que partió hace seis años, y tal como ella, no es la primera vez que postula en Viña. Pero antes lo había hecho como artista pop. “Cada año mandaba canciones a la competencia internacional y nunca quedaba. Al final mandé ésta a la folclórica como un trámite, y me sorprendió que quedara”, confiesa la cantante, que dice haber siempre soñado con esta oportunidad: “Desde chica veíamos el festival en patota en mi casa en Curicó y yo decía que quería estar ahí”.
    Adicionalmente, la participación de Paula en Viña le servirá para mostrar lo que cree que es su gran ventaja. “Es una súper buena oportunidad de mostrarle al resto de América cómo es la música latina del cono sur, porque mi canto no tiene nada que ver con el latino tropical. Es de líneas más simples, influenciado por el canto campesino”, explica.
    Y tal como en un momento giró del pop al folk, Paula dice no saber qué hará en el futuro. “Nunca sé lo que me pueda pasar, pero esto es lo mío ahora”, señala Herrera.
    Ayer mismo la cantautora estrenó el videoclip de la canción, el que fue filmado en Valparaíso y dirigido por Mario Becerra. “Fue muy bonito hacer participar a la gente de la calle”, dice.

    Escucha el tema de Paula:

    Francisco Ormazábal / Espectáculos

    Contenido Patrocinado