Así son los personajes de "Graduados" en Argentina

Por

 

Este lunes un evento exclusivo sirvió de lanzamiento adelantado de "Baila! Al ritmo de un sueño", el nuevo programa de CHV donde 10 parejas, compuestas por un famoso y un desconocido, compiten para ganar un premio consistente en el cumplimiento del sueño del desconocido.

En resumen, es el mismo "Bailando por un sueño" de Argentina, pero conducido por Cristián Sánchez y con famosos locales. Uno de ellos es el actor Íñigo Urrutia, quien en su debut en los programas estelares bailará con Daniela Barrera, condenada a 3 años de cárcel por el delito de robo, quien hace uso de su salida dominical para participar en el programa. "Estoy aprovechando el beneficio y estoy muy agradecida", dice la joven.

En tanto, acompañando a Mey Santamaría estará Cristóbal Yesen, un joven boxeador que quiere poner un gimnasio para discapacitados, inspirado en su novia sorda. "Al ser deportista, tiene capacidad. Le hace mucho empeño y ha avanzado un montón, aunque es muy tímido", dice la cubana.

Para Fernanda Hansen en tanto, la cosa será más complicada, pues tendrá que bailar con Alejandro Herrera, quien es ciego. "Él dice que yo soy su lazarillo, usamos un método donde nos tocamos como señas para saber qué hace el otro", confiesa la ex TVN.

Otras parejas estarán compuestas por Savka Pollak y el pescador José Pérez, Francisco Huaiquipán y la aspirante a cantante Alejandra Leiva, María Alberó y el obrero cantante Erick Silva, Joche Bibbó y la escort Eva Saldaña, Lucila Vit y el montañista Osvaldo Díaz -que quiere escalar el Everest-, Angie Jibaja con Ehimer Cambindo, colombiano que vino huyendo de las Farc, y Esteban Morais con Daniela Fernández, joven cuyo mayor anhelo es ponerse implantes de silicona.

"Eso es lo bonito del programa, que cada persona tiene sueños distintos. Son todos diferentes pero igual de válidos", señaló a Publimetro el animador Cristián Sánchez.

El programa debuta el miércoles a las 22:30 horas en Chilevisión, y tendrá como jurados a Jordi Castell, Pampita Ardohain y Maitén Montenegro.

Francisco Ormazábal/Publimetro

" class="gi" />
  • . Imagen Por: Chilevisión
  • . Imagen Por: Chilevisión
  • . Imagen Por: Chilevisión
  • . Imagen Por: Chilevisión
  • . Imagen Por: Reproducción Internet
  • . Imagen Por: Chilevisión
  • . Imagen Por: Reproducción Internet
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por: Chilevisión
  • La noche del domingo, tras el primer capítulo de “Graduados”, el consenso fue que la producción era un claro avance para Chilevisión -especialmente tras “La sexóloga”-. Sin embargo, se decía que era poco creíble que los mismos actores interpretaran a sus personajes a los 17 y a los 37 años.

    Lo que muchos ignoran es que tenía que ser así. La teleserie es un formato argentino originado por Endemol y televisado por Telefe en 2012 donde los maduros actores se caracterizaban como adolescentes con pelucas y maquillaje grueso. Tal como en la versión chilena.

    Los personajes eso sí son los mismos. Con la novedad de que en la versión original Pablo (aquí interpretado por Ricardo Fernández) era más un rockero devenido en empresario que el conservador machista que es en la chilena.

    Y tal como en la primera versión, una de las cosas más notables es la banda sonora. Llena de rock latino y temas de los tempranos 90, ya desde su primer capítulo la teleserie apostó por la nostalgia.

    Aunque quizás la mayor diferencia entre ambas “Graduados” está en la ambientación. Mientras la versión chilena recrea 1993, aunque aplicando una buena cantidad de íconos ochenteros, la versión argentina se ambienta en 1989, con el rock argentino en boga.

    Así, marcando sintonías récord de 37 puntos y con cameos de estrellas de la talla de Charly García, la teleserie marcó a Argentina más o menos del mismo modo en que aquí, aunque con menos éxito, hizo “Fuera de control”. Se volvió la voz y la memoria de la generación de los 80.

    En tanto, la versión chilena partió ganando en sintonía un día domingo, pero este lunes en su horario real cayó ante “Pobre rico”, marcando sólo 10 puntos. Por eso, aún está por verse si los 90 recreados por Chilevisión originan esa misma fascinación.

    Francisco Ormazábal/Publimetro

    Contenido Patrocinado