Robert Downey Jr. trabajó en su "forma física" para "Iron Man 3"

En esta tercera entrega, el osado y brillante empresario "pasa más tiempo fuera de su traje", lo que motivó al protagonista a "ponerse en buena forma física para poder estar muy flexible".

Por


Satisfecha con el resultado de la última ceremonia de los Óscar, la Academia de Hollywood dijo hoy que contará con los mismos productores para realizar la próxima gala de estatuillas, el 2 marzo de 2014 en Los Ángeles (California).

Craig Zadan y Neil Meron apostaron este año por dar protagonismo a la música durante la entrega de galardones, en la que se hizo un homenaje a los musicales recientes y en la que actuaron artistas como Adele y Barbra Streisand.

Zadan y Meron tienen en su filmografía musicales como "Chicago" (2001), filme ganador de 6 estatuillas, así como "Hairspray" (2007) y las dos versiones de "Footloose", el "remake" de 2011 y la original con Kevin Bacon de 1984.

"Cuentan con el abrumador apoyo de los gobernadores de la Academia para producir los Óscar en 2014", dijo en un comunicado el presidente de la entidad, Hawk Koch, quien insistió en que para dar continuidad "al éxito del programa de este año" era "importante" confirmar a Zadan y Meron para que puedan comenzar a trabajar en la ceremonia.

La pasada edición de los Óscar, la número 85, fue presentada por el comediante Seth MacFarlane y contó con algunas novedades.

Fue la primera que tuvo un componente temático, los musicales, e introdujo un número musical para cerrar la gala que hasta entonces se terminaba tras la entrega del premio a la mejor película del año, que en esta ocasión fue para "Argo".

La ceremonia fue seguida por 40,3 millones de espectadores en EE.UU., un 3 por ciento más que en 2012 y el mejor registro de unos Óscar desde 2007, y fue la emisión más vista de un programa de entretenimiento desde 2010 en ese país.

EFE

" class="gi" />
  • © AFP ImageForum. Imagen Por:
  • © AFP ImageForum. Imagen Por:
  • © AFP ImageForum. Imagen Por:
  • © AFP ImageForum. Imagen Por:
  • © AFP ImageForum. Imagen Por:
  • © AFP ImageForum. Imagen Por:
  • © AFP ImageForum. Imagen Por:
  • © AFP ImageForum. Imagen Por:
  • © AFP ImageForum. Imagen Por:
  • © AFP ImageForum. Imagen Por:
  • © AFP ImageForum. Imagen Por:
  • © AFP ImageForum. Imagen Por:
  • © AFP ImageForum. Imagen Por:
  • © AFP ImageForum. Imagen Por:
  • © AFP ImageForum. Imagen Por:
  • © AFP ImageForum. Imagen Por:
  • Robert Downey Jr. quiso estar “en buena forma física y muy flexible” para encarar la tercera entrega de las aventuras de Tony Stark, el emblemático superhéroe Iron Man, aseguró hoy en entrevista con Efe en Londres el actor estadounidense.

    Precedida del arrollador éxito de las otras dos entregas, que recaudaron más de mil millones de dólares (solo 42,8 millones en las taquillas chinas), la popular saga de acción, que se estrena mañana en Londres y el día 26 en España, ha sido dirigida por Shane Black, que relevó a Jon Favreau al frente del proyecto.

    “Iron Man 3”, protagonizada por Downey Jr. y Gwyneth Paltrow, da continuidad a “The Avengers”, récord de taquilla en EEUU con 207,4 millones de dólares en un fin de semana.

    En el nuevo filme, el multimillonario inventor y playboy, a quien vuelve a encarnar Robert Downey Jr. (“Sherlock Holmes: A Game of Shadows”), de 48 años, se las verá con un enemigo cuya perversión no conoce límites y que pondrá a prueba su inagotable ingenio.

    El “malo” de la película, “El Mandarín”, es un descendiente de Gengis Khan que tiene el control sobre diez anillos que le otorgan increíbles poderes, al que presta imagen el británico Ben Kingsley, “en un papel que sorprenderá y encantará al público”, señaló Downey Jr.

    Distribuido por Walt Disney Studios, el filme parte de un guión adaptado de Drew Pearce y Shane Black sobre el popular cómic de Marvel, en el que “Tony Stark está un poco asustado después de ‘The Avengers’ y trata de hacer lo que mejor se le da: esconderse detrás de su traje, preparado para las eventualidades”.

    En esta tercera entrega, el osado y brillante empresario “pasa más tiempo fuera de su traje”, lo que motivó al protagonista a “ponerse en buena forma física para poder estar muy flexible”.

    “Iron Man 3 tiene nuevos personajes, situaciones y sorpresas, lidia con tipos muy escurridizos y me propuse que la audiencia sintiera esa sensación de imprevisibilidad“, comentó.

    Una de las incorporaciones al reparto la encarna Guy Pearse (“The Hurt Locker”), en el papel del perverso Aldrich Killian, a quien Downey Jr. describió como “un artista fantástico, que se lo pasó fenomenal”.

    También derrochó elogios para Rebecca Hall (“Maya Hansen”), a quien se refirió como una de sus “personas favoritas en la tierra y, en cierta forma, la razón por la que la película comienza”, o Ben Kingsley (“Gandhi”), “un tesoro nacional en el Reino Unido”.

    Gwyneth Paltrow también repite como “Pepper Potts”, un personaje que, según explicó hoy a Efe la actriz (“Shakespeare In Love”) “evoluciona muchísimo, pasando de ser la ayudante de Tony, la que resuelve sus errores hasta acabar teniendo una relación de iguales; viven juntos y ella exige que él esté ahí”.

    La actriz aceptó su participación en la franquicia sin siquiera haber leído el guión. Le bastó el entusiasmo del entonces director Jon Favreau -que encarna a Happy Hogan, el amigo, chófer y guardaespaldas de Stark-, quien le persuadió de que el papel de Pepper “sería muy divertido”.

    “Al principio tuve algún momento de preocupación por tratarse de una superproducción, pero cuando trabajas con gente como Robert Downey Jr y Jon Favreau, es un nivel diferente”, dijo.

    En esta tercera película, Potts se viste por primera vez con el traje de Iron Man y tiene ocasión de probar alguno de sus superpoderes.

    “Si pudiera elegir un superpoder -apunta la actriz- sería, sin duda, la clonación, para poder hacer varias cosas a la vez”.

    La intérprete, que compagina la promoción de “Iron Man 3” con la de su segundo libro de cocina: “It’s All Good”, reconoció que la maternidad -tiene dos hijos con el solista del grupo británico Coldplay, Chris Martin- ha transformado su vida.

    “He cambiado completamente mi estilo de vida, el país en el que vivo; he tomado decisiones importantes para estar en casa y criar a mis hijos”, admitió.

    En fluido español, la norteamericana habló de su “atracción” por España, que se remonta a cuando estudiaba el idioma en Nueva York, e indicó que sus dos hijos también lo hablan: “Me corrigen continuamente, lo hablan perfecto, muchísimo mejor que yo”.

    EFE

    Contenido Patrocinado