Naomi Watts indignada abandona entrevista con la BBC Radio

Por

 

Imagen foto_0000000320130905165117.jpg
AFP

Antes de la presentación de este jueves, en un cine de la plaza Leicester de Londres, Naomi Watts, una británico-australiana que se hizo famosa con “Mulholland Drive” en 2001, admitió que asumía riesgos al aceptar el papel de la princesa Diana de Gales, en el filme “Diana”.

“Espero que si ven la película, sientan que la hicimos de un modo respetuoso y sensible”, explicó a la BBC cuando le preguntaron si sentía que la película podía ofender a los hijos de Diana.

“Tratamos de representarla (a Diana) del mejor modo posible”, añadió Watts, que en una entrevista posterior con BBC radio se fue repentinamente del estudio ofendida por las preguntas.

“Algo nuevo para mí… ¡Naomi Watts se fue de una entrevista! Parecía muy incómoda con las preguntas. Lástima”, escribió en twitter el entrevistador, Simon Mayo.

La película ha sido oficialmente ignorada por la familia real, aunque su productor, Robert Bernstein, asegura que les ayudaron dejándoles rodar en los jardines de Kensington, donde Diana iba a correr.

También se ha destacado el poco parecido físico entre la princesa y Watts, que tuvo que usar nariz postiza durante el rodaje.

“Sentí que estaba pasando mucho tiempo con ella”, dijo Watts sobre su experiencia al Mail on Sunday, la edición dominical del Daily Mail.

“Hubo un momento particular en que sentí que me daba su permiso. Ya sé que eso no sonará muy bien cuando se imprima”, admitió Watts, que es la única estrella de la película.

Jan es intepretado por el actor indo-británico Naveen Andrews.

El estreno viene precedido por el resurgir de las teorías de la conspiración en torno a la muerte de Diana, después de que la policía anunciase que investiga la denuncia de que un miembro de las fuerzas especiales británicas estuvo implicado.

Scotland Yard dijo en agosto que examinaban “la relevancia y credibilidad” de la denuncia, que, según la prensa, fue hecha por los suegros del soldado, distanciados de él.

La investigación oficial concluyó que el conductor del Mercedes, el francés Henri Paul, estaba ebrio.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo