José Soza: "Fui torturado"

El actor tras Sergio Arellano Stark, quien encabezó la operación Caravana de la Muerte, historia que fue recreada para la serie “Ecos del Desierto” que CHV estrena el 9 de septiembre, habla de su interpretación en la producción dirigida por Andrés Wood y cuenta que en septiembre del 73’ fue víctima de un soplo que lo llevó a ser prisionero político en el Estadio Nacional.

Por

 

Imagen foto_0000000120130906134423.jpg
CHV

El lunes CHV estrena la serie “Ecos del Desierto”, producción dirigida por Andrés Wood sobre la vida de la abogada de Derechos Humanos Carmen Hertz y la Caravana de la Muerte, operativo liderado por Sergio Arellano Stark que terminó con la muerte de 97 personas, entre ellas Carlos Berger, marido de la profesional que en la serie es interpretada por María Gracia Omegna y Aline Kuppenheim.

El rol de Arellano Stark fue encargado a José Soza, quien nos comenta qué significado tiene para él haberse puesto en los zapatos del general retirado en un relato tan potente como conmovedor.

¿Cómo asumió la interpretación de Arellano Stark para “Ecos del Desierto”?

-Ha sido agradable y también desagradable. Era una tremenda oportunidad. Los actores representamos a buenos y malos. Cuando me ha tocado hacer personajes malos uno escarba en sus propias vivencias, pero en este caso fue terriblemente distinto.

¿Cómo así?

-Aquí el personaje tenía un objetivo de eliminación, un terrorismo de Estado. Hubo momentos terribles que tuve que vivir internamente.

¿A qué se refiere específicamente?

-Hay una escena en que él va marcando a las personas que iban a ser eliminadas con un lápiz. (Fue difícil) enfrentarme a un ser humano como él, preguntarme hasta dónde puede llegar una persona y cómo puede justificar cosas tan horrorosas. Fueron tres meses y medio de grabaciones, pero estaba también la oportunidad de enfrentarse a otro ser humano. No creo que Arellano Stark lo haya pasado muy bien, pero eso no justifica lo que hizo.

¿Qué piensa de su accionar?

-Mi juicio es más bien personal. Para representar al personaje el director me pidió que no me involucrara. Él no andaba llorando, según él estaba cumpliendo una misión, seguro había satisfacción por el trabajo que hacía, por la meticulosidad con la que actuaba, porque eligió a su gente con pinzas para este caso tan demencial…. yo también fui sometido a torturas en septiembre del 73′ y hasta ahora no he podido hablar de esto.

¿En qué circunstancias ocurrió esto?

-Fui detenido por el soplo de un vecino que pensaba que era extremista. Llegué al Estadio Nacional y tuve la suerte de que mi papá pudo intervenir, incluso me dieron un certificado de mi permanencia ahí, por si lo necesitaba para presentarlo en el trabajo.

¿Cómo fue su permanencia en este lugar?

-Estuve una semana, tuve que pasar por interrogatorios y tortura, recién ahora puedo comenzar a hablar de esto, vi muchas cosas, cómo llegaba la gente al Estadio Nacional, sangrando.

¿Qué le parece a usted que haya algunas personas que postulen que es mejor dar vuelta la página y olvidar el pasado?

-Es tan liviana esa reflexión de parte de ellas, ojalá se den cuenta que no pueden tener esa visión, este es un tema humano que requiere de consciencia. Supe que (Hernán) Larraín pidió perdón como diciendo ‘ahí tienen, perdón’. No sé cómo esa gente puede ser cristiana… no les conviene seguir con el tema de la dictadura. Y siempre que pasa algo su solución es sacar los militares a la calle, como ocurrió cuando el movimiento estudiantil estaba en su momento más álgido.

Después de haber pasado por una experiencia como la que relata, ¿siente odio?

-No, no hay odio. Hasta tengo un amigo milico…no es ese el asunto, tengo el miedo vivo a la tortura, a los castigos físicos, hasta ahora he vivido a punta de sicólogos, siquiatras y remedios.

¿En qué está enfocado ahora?

-Me interesa que se vayan sacando algunas lecciones de lo que pasó, poder dialogar con las personas, no con los fanáticos como la gente de la UDI y la derecha, encuentro que no hay nada más cínico que cuando dicen ‘ya, perdón’, me interesa que en nosotros vaya existiendo conciencia, aunque aún falta mucho.

¿Cómo le gustaría a usted que la gente recepcionara la serie?

-Me gustaría colaborar para que la gente que duda de lo que pasó mientras se celebraba el éxito económico del país, para que entienda que en Chile pasaron las cosas más atroces. Me interesa que la serie implique una actividad familiar, que se genere un debate en los colegios, en los trabajos, que se considere como una visión de la sociedad, que los políticos de izquierda que no tienen nada de izquierda, que han tenido la opción de plantear esto y no han hecho la tarea de transformar esto en acciones en beneficio de tener una visión más colectiva que hemos ido perdiendo (lo hagan).

Por último, ¿cuál es su apreciación del trabajo hecho en la serie?

-Me ha gustado mucho, ha sido una suerte trabajar con Andrés Wood, él es un tipo muy claro. El trabajo de maquillaje, investigación y arte está muy bien hecho.

Por: Carolina Ceballos / Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo