Bryan Cranston y "Breaking Bad": "Todos pueden ser Heisenberg"

El actor habló con Publimetro sobre la serie que termina su premiada quinta temporada el domingo. “No tiene importancia si Walter encuentra la redención”, dice.

Por


La actriz Loreto Aravena sufrió un vergonzo momento durante un evento en Falabella del Parque Arauco, donde dejó ver más de la cuenta sin querer, recordando al mítico "bolocazzo".

Aravena estaba haciendo de anfitriona junto a Paz Bascuñán y Aranzazú Yankovic cuando sin darse cuenta cruzó la piernas dejando ver parte de su anatomía debido a lo corto de su vestido.

El impasse de la protagonista de "Los 80" hizo recordar el accidente que sufrió Cecilia Bolocco durante un baile en el Festival de Viña del Mar, donde al levantar de manera perfecta su pierna, su traje le jugó una mala pasada y mostró más de lo que debía, según publicó Glamorama.cl

 

Imagen foto_00000006
Glamorama.cl
" class="gi" />
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • El actor habló con Publimetro sobre la serie que termina su premiada quinta temporada el domingo. “No tiene importancia si Walter encuentra la redención”, dice.

    El clima está para congelarse en Albuquerque, pero Bryan Cranston no puede mostrar que tiene frío. Junto a Aaron Paul se encuentran filmando una escena en una plaza pública, y aunque en la vida real sea invierno, en “Breaking Bad” el tiempo es uno solo.

    “En la serie tratan de no mostrar ninguna estación del año. Siempre usamos chaquetas ligeras, cortavientos. Nunca de esas chaquetas pesadas. Por ejemplo, siempre estoy en polera, y mis manos están muy frías”, explica Cranston. Y eso puede hacer que la aclamada serie, ganadora de un premio Emmy el domingo pasado, sea algo incómoda de grabar para su protagonista.

    “Una vez estábamos haciendo una escena en las dunas del desierto con menos de cinco grados de temperatura y un viento feroz. Como no tengo pelo, es algo brutal, y no tenía sombrero siquiera. Me tomé el tiempo: mi cuerpo se demora exactamente un minuto y medio antes de empezar a temblar. ¡Y era una escena de cuatro minutos!”, cuenta, riendo.

    Pero más allá del clima, hay otras cosas que ha aprendido el actor cuyo papel de Walter White, profesor de química que se vuelve traficante de metaanfetaminas para costear su cáncer, le ha dado tres Emmy- y a continuación lo presentamos en sus propias palabras:

    No importa si Walter White encuentra la redención.

    -¿Es algo importante? Es un punto de vista tan subjetivo. No tiene importancia si la encuentra, no lo juzgo para nada. Esta serie es como ninguna otra que se ha hecho en la historia de la televisión, porque está diseñada para ser desagradable, pero con un protagonista que nos simpatiza. Sabíamos que si lográbamos hacer que el público simpatizara con él en los primeros dos capítulos, lograríamos hacer que fuera aceptable verlo cocinar metanfetaminas. Todo aquí es ambivalente.

    El pelo es toda una estrategia

    -Apenas cada temporada de la serie termina, me dejo crecer el pelo y la barba. Al final termino con pelo y barba para adaptarlos a cualquier papel que tenga que hacer en los meses siguientes hasta que me toque raparme de nuevo. Por ejemplo, justo antes de “Argo” estaba haciendo el remake de “El vengador del futuro”, y justo antes que eso estaba haciendo “Breaking Bad”, entonces tenía el pelo muy corto y tuve que usar una peluca para ese papel. Pero cuando creció lo suficiente pude hacer “Argo” con mi pelo real.

    No importa cómo te vistas

    -No me importa el modo en que me veo. Es decir, mírame, soy como un vagabundo cuando no me han vestido de Prada para un evento. Pero me gusta ser así, estoy tan acostumbrado a que la gente me vista como quiere, incluyendo mi esposa y mi hija, que cuando estoy solo prefiero no tener que pensar en la ropa y ponerme lo primero que veo.

    Hay que encontrar un escape

    -Algunas personas usan pastillas, otras usan medicación. Con el tiempo me he dado cuenta de que a mí me ayuda correr, y cuando corro, escupo. Así me saco de encima las ansiedades y la agresividad. Es algo que me gusta hacer solo, y siempre me ayuda a dormir mejor y a comer mejor porque me hace sentir bien sobre lo que estoy haciendo. Se me nota tanto que mi esposa me dice “¿Puedes salir a correr?”, porque se da cuenta de cuando lo necesito. Todos necesitamos un escape, y por suerte encontré el mío.

    Walter White te hace cambiar

    -Si te pones a ver la primera temporada de la serie te darás cuenta de que han pasado un par de cosas. Mi voz ha bajado y mi postura ha cambiado. Cuando era Walter con frecuencia interpretaba a un hombre que estaba un poco cansado del mundo y mi postura cambió cuando empecé a ser Heisenberg. Tengo voz baja en ese papel, y como consecuencia mi propia voz ha bajado”.

    Todo el mundo es capaz de mandarse un ‘breaking Bad’

    -Mi sentimiento personal es que todo ser humano es capaz de convertirse en un Heisenberg. Yo creo que cualquiera podría volverse muy peligroso dependiendo de las circunstancias. Somos individuos condicionados, los niños no nacen dulces y adorables, sino egoístas y egocéntricos. Constantemente estamos condicionados hasta que somos adultos, y después se supone que nosotros mismos tenemos que condicionarnos. Tenemos reglas, etiqueta y modificaciones de conducta y analizamos lo que es correcto y lo que está mal. Constantemente decimos “No debí haber dicho eso, lo siento”. Para eso son las disculpas. Para eso es el sexo de reconciliación.

    Por: Ned Ehbar / Publimetro Internacional

    Contenido Patrocinado