Alumnos, actores y extras aplaudieron el regreso de "El reemplazante"

El lanzamiento de la serie de TVN, que inicia su segunda temporada esta noche, se realizó en la escuela que sirve de locación. La nueva temporada vendrá más cargada a los problemas internos del colegio.

Por

 

Imagen foto_0000000120131009110656.jpg
TVN

La Escuela Consolidada Dávila de Pedro Aguirre Cerda fue el escenario donde ayer se dieron cita actores, ejecutivos y estudiantes para presentar la nueva temporada de “El reemplazante”, serie ganadora de tres premios Altazor y que por segundo año consecutivo se grabó allá.

En un gimnasio lleno de adolescentes gritándole a la pantalla -pues varios de ellos participan como extras- y buscando la oportunidad para tomarse fotos con sus actores favoritos, se mostró el primer capítulo, que dejó claro que la nueva temporada se viene diferente, más centrada en los problemas internos del ficticio colegio Príncipe Carlos que en las marchas estudiantiles.

“En general siempre la serie está enfocada en los pequeños problemas y pequeños conflictos. Estos mismos mirados globalmente tienen que ver con las marchas y todo eso”, explica su director, Cristián Jiménez, agregando que lo que se mantiene es “el espíritu de generar un diálogo fuerte entre la ficción y la realidad, porque es súper importante que la TV tenga espacio para ese tipo de historias”.

Entre los problemas a solucionar estarán un brote de xenofobia hacia un par de estudiantes peruanos que ingresan al colegio, con algunos neonazis incluidos, y casos de microtráfico al interior del establecimiento.

Además, y más importante aún, el colegio será vendido a una institución privada y habrá una gran cantidad de presiones para que los estudiantes tengan un buen desempeño en la PSU.

“Hay una lucha entre dos lógicas, una más comercial y mercantil y una más pública. Eso es parte de la discusión nacional de los últimos años, pensar en estas lógicas y hasta dónde podemos dejarlas penetrar y dónde es importante preservar espacios libres de esta lógica mercantil”, dice Jiménez.

Para Iván Álvarez de Araya, su personaje, el profe Charly, tendrá los mismos objetivos de antes, pero los nuevos conflictos le traerán problemas, pero no se dejará de lado la cosa más estudiantil y política. “Tomamos por ejemplo un capítulo cuando secuestraron a los líderes estudiantiles. Es parte importante de la serie, es la base de todo”, dice.

Para Iván Álvarez de Araya, su personaje, el profe Charly, tendrá los mismos objetivos de antes, pero los nuevos conflictos le traerán problemas, pero no se dejará de lado la cosa más estudiantil y política. “Tomamos por ejemplo un capítulo cuando secuestraron a los líderes estudiantiles. Es parte importante de la serie, es la base de todo”, dice.

“Aparentemente esta negociación de Charly con estos grandes lucradores es algo que a Ana (Blanca Lewin) no le va a gustar, ella es más radical, transa menos. Vamos a ver eso más desarrollado en los siguientes capítulos”, dice Iván.

Blanca Lewin está de acuerdo con esa visión. “Se viene súper tenso todo. Ella tiene grandes conflictos con lo que pasa en el colegio, y también con Carlos por su negociación. Su relación está un poco tensa, algo pasó en el verano que no vimos. Hay una cosa de desgaste pero tiene que ver también con los cambios del colegio con los que ella no está de acuerdo”, dice la actriz.

Por: Francisco Ormazábal / Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo