"Gravedad": cómo Alfonso Cuarón puso a Sandra Bullock a flotar en el espacio

La aclamada película del director mexicano se estrenó ayer en Chile. Director y actriz hablaron con Publimetro sobre los desafíos de trabajar con gravedad cero.

Por

 

Finalmente este mediodía la alcaldesa de Viña del Mar Virginia Reginato anunció que la nueva animadora del Festival será Carolina de Moras, luego que la Comisión organizadora del evento se reuniera para dar a conocer al resto de la parrilla programática.

Como ya venía siendo un rumor muy fuerte, finalmente el cantante Ricky Martin fue confirmado para la edición 2014 de la cita musical, al que se suman los chilenos Los Tres y La Ley, además de Jesse & Joy. Como jurado se une la mexicana Lucero.

La próxima edición del Festival de Viña se realizará desde el domingo 23 al viernes 28 de febrero de 2014.

" class="gi" />
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • En “Gravedad”, Sandra Bullock se encontró con uno de los mayores desafíos de su carrera. Le tocó interpretar a la doctora Ryan Stone, una astronauta que termina flotando en el espacio después de que una tormenta ataca su estación espacial. Separada de la Tierra, de su nave y de su compañero de viaje (George Clooney), deberá flotar en la oscuridad del espacio hasta que descubra una forma de sobrevivir.

    Y aunque al principio la idea del director mexicano Alfonso Cuarón (“Y tu mamá también”) era, tal como se hizo en su momento para la película “Apolo 13”, aprovechar de usar el llamado “cometa vómito”, un avión que es capaz de volar en caída libre y generar un ambiente de gravedad cero, la decisión final fue crear tecnología nueva para facilitar las atemorizantes escenas espaciales de la cinta. Y ésta involucró arneses, más de 12 cuerdas e incómodas posiciones.

    “Queríamos hacer una película que ocurriera en el espacio pero se viera como un documental, no como un cómic. Entonces lo intentamos con varias tecnologías existentes primero, y después tuvimos que inventar nuestras propias herramientas”, explica el director, agregando que tanto los actores como la misma cámara eran incontrolables.

    “No teníamos arriba ni abajo. Queríamos honrar la física y la mecánica involucradas en la gravedad cero, y una vez que estabas flotando ya no tenías mucho control. Tu propia inercia dictaba cómo te movías”. Ante eso, Sandra Bullock, quien soporta casi sola el peso de toda la película, afirma que la experiencia “fue algo completamente nuevo, fue más como ser parte del Cirque du Soleil que aquello a lo que estamos acostumbrados como actores”.

    La parte técnica del trabajo, eso sí, fue algo desafiante para la actriz. “Me encantó, pero no me encantó mientras lo estaba haciendo”, dice, y agrega recuerdos sobre el rodaje.

    “Recuerdo que hubo fluidos corporales involucrados. Sangre. La mayor parte del tiempo sentía frustración y, como no tenía a nadie más que me escuchara, Alfonso tuvo que llevarse la carga de aguantarme. Pero era más bien frustración conmigo misma porque me di cuenta de que no tenía todas las herramientas que acostumbraba tener para ir donde tenía que ir. Echaba de menos ver el sol, a mi hijo, a la gente y a comunicarme con ellos. Estaba sola”.

    Y el esfuerzo trajo sus frutos, porque la cinta no sólo está siendo todo un éxito de taquilla en EEUU sino que además la crítica considera que Sandra Bullock podría ser nuevamente candidata a un Oscar por su interpretación.

    Por: Publimetro Internacional

    //

    Contenido Patrocinado