Así es como Jorge Olguín hizo la primera película 3D chilena

Hablamos con el director sobre “Gritos del bosque”, su nueva película basada en los mitos mapuches. “Fue mucho más compleja que ‘Caleuche’”, dice.

Por

 

Imagen foto_0000000320131030100923.png
Gentileza

En noviembre y diciembre pasado Jorge Olguín tenía recién estrenada “Caleuche”, su finalmente fallida cinta épica sobre el barco chilote. Pero lo que tenía en mente era, aunque más íntimo, mucho más ambicioso: hacer la primera película chilena en 3D.

“Íbamos con el desafío y la inquietud de esta nueva tecnología”, cuenta el director. Pero el resultado no fue otra cinta llena de efectos especiales y barcos gigantes, sino “Gritos del bosque”, una sencilla película que mezcla terror con mitología mapuche en la historia de dos hermanas guías turísticas, Ailén y Ana Catrilaf (Fernanda Urrejola y Carolina Arredondo), que terminan metidas con unos turistas en un bosque lleno de criaturas sobrenaturales.

Y esa internación de la cámara en el bosque es lo que justifica el uso del 3D, para lo cual Olguín tuvo una inspiración muy particular. “Antes probé un sistema que usaba dos cámaras con un sistema que impedía internarlas en el bosque como yo quería. Entonces vi el documental de Werner Herzog ‘La caverna de los sueños olvidados’, y me interesó la sensación de trabajar en escenarios reales. Me puse a buscar qué cámara servía, la encargué a EEUU, y filmamos con toda la versatilidad que permite esa cámara”, cuenta.

Los desafíos del rodaje fueron tremendos. “Implicó monitorear de otra forma, controlar distancias, la estereoscopía, que es la convergencia de las miradas. Ese lenguaje fue nuevo para todos nosotros”, cuenta el director, agregando que, comparada con su película anterior, ésta “es más íntima y contenida pero mucho más compleja de hacer, y mucho más avanzada tecnológicamente”.

De hecho, para Olguín “Gritos del bosque” es un paso adelante en el género fantástico que cultiva. “En vez de usar elementos estéticos que pertenecían a otros queremos apropiarnos con autoridad y respeto de elementos de nuestra cultura y usarlos. Por eso, a diferencia de ‘Caleuche’, a ésta siempre la cuidamos para que fuera más íntima, independiente”, dice, agregando que no cree que vuelva a tocar el tema épico en una película como esa.

“Si hago algo épico de nuevo va a ser con juguetes de Hollywood, no con los míos”, dice el director.

Y finalmente, el otro detalle es que la película está hablada en inglés y mapudungún, más que en español. “A diferencia de lo que hice en ‘Solos’ (también hablada en inglés), aquí las razones estaban en el guión. Todos hablan así porque hay un turista gringo y quieren que les entienda”.

Por: Francisco Ormazábal / Publimetro

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo