Ratifican culpabilidad del médico de Michael Jackson

Por

 

Carolina Salazar, una joven de Puente Alto, egresa de Ingeniería Comercial, pero le cuesta encontrar trabajo pues las empresas la discriminan por su origen. Después de un tiempo, cuando la situación es apremiante, un alcance de nombre hace que sea seleccionada en una elegante boutique dirigida por Sofía Parker (Claudia Di Girolamo), una autoritaria jefa que cree que está empleando a la hija de una de sus amigas.

Es el argumento con el que parte "Las 2 Carolinas", la teleserie vespertina que prepara CHV para marzo y que traerá de vuelta a Vicente Sabatini, tras el fracaso de "La Sexóloga". Su protagonista será Francisca Lewin, a quien actualmente vemos en "Secretos en el jardín", y que confiesa que los problemas que vive su personaje son cotidianos en Chile.

"Ella trata de insertarse en el mundo laboral pero es discriminada en las empresas que la ven como una más. Cuando surge esta oportunidad ella la acepta para ayudar a su familia pero después empieza a tener contradicciones porque siente que los está engañando y quiere tener un trabajo por ella misma", cuenta la actriz.

Adicionalmente, entrar a este mundo de clase alta hace que se interese ni más ni menos que en el hijo de su jefa, Martín (Pablo Cerda), pese a que ella tiene un pololo en Puente Alto (Eduardo Paxeco).

"Ella pone en crisis lo que tiene cuando trata de conjugar estas dos vidas", explica Lewin. Y descontando la parte del error de currículum, la teleserie, con su jefa dictadora y su argumento ligado a la moda, está basada claramente en la película "El diablo viste a la moda", que protagonizaron Anne Hathaway y Meryl Streep en 2006.

"Tiene la inspiración de la película, pero es sólo un punto de partida. Después se profundizan mucho los conflictos", confiesa la actriz.

Por: Francisco Ormazábal / Publimetro

" class="gi" />
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • Un tribunal de California (EE.UU.) rechazó hoy las apelaciones del médico Conrad Murray, condenado por la muerte en 2009 del cantante Michael Jackson, y ratificó que hay “evidencias suficientes” para culparle del fallecimiento del artista.

    La decisión del tribunal de apelaciones del segundo distrito de California llega apenas tres meses después de que Murray saliera de la cárcel tras haber cumplido casi la mitad de su condena a cuatro años de prisión.

    A Murray, de 60 años y encarcelado en Los Ángeles (California), se le aplicó una nueva ley penitenciaria de ese estado que permite que los reclusos no peligrosos descuenten por cada día de buena conducta un día de condena, de tal forma que los cuatro años de pena a los que fue condenado en la práctica se quedaron en la mitad.

    El doctor, que siempre ha mantenido que es inocente aunque reconoció que trataba a Jackson con sedantes, podría haber recuperado su licencia médica si los tribunales hubieran aceptado sus apelaciones.

    En una sentencia de 68 páginas, este tribunal de California ratificó la conveniencia de la condena de cuatro años que dictaminó el juez Michael Pastor por haber “suficientes evidencias” de la culpabilidad de Murray.

    “Queda demostrado que Mr. Jackson fue una víctima vulnerable y que -Murray- estaba en una posición de confianza y violó esa relación de confianza al incumplir las normas de una conducta profesional adecuada en numerosos sentidos”, escribió el tribunal en su argumentación.

    El médico entró en prisión en noviembre de 2011, después de que un jurado determinara que fue el responsable directo del fallecimiento de Jackson.

    Según la sentencia emitida entonces, Murray cometió negligencias severas en el cuidado de su exclusivo paciente, unos errores tipificados como homicidio involuntario.

    Michael Jackson falleció el 25 de julio de 2009 por una sobredosis de anestésicos que usaba para dormir, fármacos que le suministraba Murray, a quien había contratado en acuerdo con la promotora AEG para que fuera su médico particular y le acompañara a Londres, donde iba a reaparecer sobre los escenarios. EFE

    Contenido Patrocinado