Keanu Reeves: "Si me ofrecen hacer otra Matrix digo de inmediato que sí"

Por

El artista regresa a Viña después de 15 años. Su espectáculo estará alejado de su antiguo personaje de "Melón" .

Aunque ha estado dos veces en el Festival de Viña, este año será la primera vez que Gigi Martin se subirá solo al escenario de la Quinta Vergara. Es que en 1998 y 1999 lo hizo junto a Mauricio Flores, cuando hacían la dupla de muñecos "Melón y Melame".

Han pasado 15 años desde la última vez y el humorista dice haber recibido varias ofertas para volver pero que recién se siente listo para hacer su número de humor en Viña en solitario.

"No es que antes no haya estado preparado pero no era el momento. Venía saliendo del papel de Melón y qué iba a hacer ahí yo solo", dice Gigi Martin.

Han pasado 15 años y dejaste atrás al "muñeco"y, ¿cuál será el principal cambio que veremos en el escenario?

-La boca chueca no más (ríe).

¿Sólo eso?

No voy a tener peluca ni boca chueca. Voy a ir elegante no más.

¿Y en términos de humor?

-Es que ahora hago stand up comedy, llevo 15 años trabajando en eso y ha ido evolucionando en este show que se llama "Café concert 40 años después".

¿Cómo te estás preparando para tu regreso?

-Lo de siempre, tratando de probar cosas que ya tengo porque no puedo ir a probar nada. Viña es una caja de sorpresas y cualquier detalle puede encender una mecha y se sacrifica el trabajo de años.

¿Y cuáles son tus expectativas?

-Espero transformar Viña en un teatro grande y poder demostrar mi puesta en escena. Es un sueño de toda la vida y espero estar a la altura de lo que el festival se merece.

¿Crees que Viña sigue siendo el gran escenario para los humoristas que era antes?

-Viña siempre ha sido así. Uno va a correr el riesgo no más, yo siento que los humoristas somos los parientes pobres del festival.

¿En qué sentido? ¿Les pagan mal?

No, no. La gente cuestiona que nos pagan mucha plata y esas cosas, pero a mí no me gusta hablar de plata. Yo siento que somos los parientes pobres porque siempre estamos en la palestra, como que nos juzgan antes y anticipan de que nos vana  pifiar. Es un estrés muy fuerte el que vivimos antes del festival.

¿Y cómo lo manejas tú?

No existe una fórmula. Esa sensación cuando vas subiendo la escalera de caracol y te encuentras con ese escenario, lleno de glamour y un público inmenso. Hay que subir y luchar no más.

¿Cuál es tu principal miedo?

-No tengo miedo, son nervios típicos y estoy esperando que pase rápido este tiempo. Es que no es como dar un recital de canciones que uno puede repetir. (Los humoristas) vamos un poco a rellenar cuando se prepara la ficha estelar.

¿Son los mismos nervios de los tiempos de "Melón y Melame"?

-No, porque ahí mi responsabilidad era menor. Se compartía con Mauricio (Flores) porque mi participación era menor. Era él quien llevaba el peso. Ahora voy a estar solo allá arriba por lo que la responsabilidad y los nervios son mucho mayores.

Por: Paola Bolelli / Publimetro

" class="gi" />
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • © 2013 Getty Images. Imagen Por:
  • El actor busca retomar su trono en Hollywood peleando como samurái en “47 Ronin”. Aunque no le ha resultado del todo, hablamos con él sobre su carrera.

    En “47 Ronin: La leyenda del samurái”, Keanu Reeves interpreta a Kai, un paria mestizo del Japón del siglo XVII que lucha por restituir el honor de su amo traicionado pese a ser uno de los 47 desheredados de la tradición samurái. Con la cinta de más de 200 millones de dólares, Reeves espera  recuperar su sitial en Hollywood tras años de pocas producciones taquilleras.

    “Me ofrecieron esta película hace cuatro años. Me gustó el guión y la orientación que le quería dar el director Carl Rinsch, me encanta que sea sobre el honor, sobre el amor y la venganza. En la vida real este último tema es algo muy sucio pero en las películas es genial. Además no podía perder la oportunidad de trabajar con una espada samurái”, cuenta el actor sobre la película, basada en la historia real de los guerreros Ronin del Japón antiguo.

    ¿Conocías la historia real antes de hacer la película?

    -Aunque he estado en Japón algunas veces, debo reconocer que nunca supe de ella. Me encanta Japón, su arte y cultura. Estoy tratando de aprender el código bushido del sacrificio, pero sólo lo entiendo en un sentido romántico, tal vez por ser occidental.

    Tu nombre en idioma hawaiano significa “brisa fresca sobre las montañas”. ¿Te sientes como un viento libre?

    -Sí, solía vivir así antes, creo. Actualmente en cambio me siento un poco más pegado a la tierra. Aparentemente el viento dejó de soplar (ríe).

    En cuanto a “Matrix”, todos sabemos cómo terminó la trilogía, ¿pero te gustaría participar en una nueva parte de la saga, si la hicieran?

    -Oh, me encanta esa película y esa trilogía, es una parte muy importante de mi vida. Si los Wachowskis me ofrecieran hacer algo más les diría de inmediato que sí, pero no me imagino qué podría ser. Para mí el final de Neo, de sacrificarse por la humanidad, es un gran final.

    ¿Eres de las personas que se rebelarían ante una injusticia?

    -Me gusta pensar que sí. Por otro lado, aunque sería agradable pelear por los derechos de alguien, jamás me gustaría tener que involucrarme en una situación donde se va a derramar sangre. Preferiría mucho más ser parte de una banda de rock, o hacer deporte, o sentir alguna pasión de las que surgen de las protestas callejeras.

    En menos de un año vas a tener 50 años. ¿Qué te gustaría haber hecho y no hiciste?

    -Hay muchos proyectos que tienen que hacerse e historias que tienen que contarse. Como actor todavía busco cosas nuevas por hacer, y también en mi vida personal. Quiero pasar un tiempo en casa, ver amigos. Abrí una compañía para hacer moticicletas, y espero que sea algo genial.

    Por: Ivan Nikolayev / Publimetro Internacional

    Contenido Patrocinado