Profesor Rossa dictará cátedra reemplazando a "El Rumpy"

Iván Arenas aportará con el "sentido educativo" en el popular programa de radio. "Si yo tuviera que llamar, sí tendría historias que contar", reconoce

Por

Durante marzo, cuando justamente “El Chacotero Sentimental” cumple 18 años al aire en Radio Corazón, “El Rumpy” se tomará un receso. En su reemplazo estarán -alternadamente cada semana- Iván Arenas, Rodrigo “Guatón” Salinas y Daniel “Huevo” Fuenzalida.

Para Arenas, quien en los últimos años ha consolidado su imagen de contador de chistes largos y de alto calibre, ésta será su primera experiencia en la radio. “Yo estoy jugando a hacer radio. Creo que esta incursión me hace pensar que más adelante me gustaría tener un programa de radio”, dice.

¿Cómo se ha sentido en el rol de consejero?
-He grabado dos veces y lo he pasado súper bien. Encuentro que hay un reflejo del cariño de la gente. No pretendo hacerlo como “El Rumpy”, cada uno tiene su estilo. Yo de repente cuento chistes y datos curiosos. Como que me he ido soltando más, porque uno nunca sabe hasta dónde son los límites, y todo esto tiene un protocolo ya establecido.

Entonces, ¿hay alguno de sus chistes que no puede contar?
-No, no… Pero por ejemplo tampoco iba a ponerme a contar los chistes largos que cuento yo en la tele o en las actuaciones privadas. Estos son chistecitos  más cortos, como de pregunta-respuesta.

Habló de un estilo propio. ¿Cuál es su sello?
-De intervenir con curiosidades. Yo aporto en el sentido educativo. Si están hablando algo relacionado con la erección, la masturbación o el semen, hablo de cosas didácticas y serias relacionadas con el tema. Lo otro son mis chistes y cómo llevo la conversación.  No aguantaría que alguien me cuente y me cuente, sin dejarme preguntar.

¿Qué tipo de consejos da?
–Yo no pretendía dar consejos, más bien escuchar y meterme un poco en la historia de la gente.

Pero igual termina dándolos…
-Es que muchas personas llaman para contar su historia en términos anecdóticos, otros porque están verdaderamente aproblemados, ya sea en términos amorosos o porque a través de la historia amorosa se les causó un problema. El otro día me llamó  una chiquilla que es lesbiana y tiene su pareja. Conoce a la gemela de ésta y tiene una relación con ella esporádica, y como que se anduvo enamorando. Entonces tiene un problema garrafal porque hasta el momento, según cuenta, estas dos hermanas no se han contado todavía y está metida en un berenjenal y la pregunta no es consejo de parte mía, sino que decirle: “Tú estás enamorada realmente o a lo mejor lo que te pasó fue una cosa anecdótica, que a lo mejor lo puedes hasta lamentar, pero lo importante es que acá prime el amor”.

Ya, pero igual debe tener experiencia dando consejos.
-Mi edad hace que uno tenga experiencia y haya escuchado de todo. He pasado por varias cosas que son bastante curiosas también. Si yo tuviera que llamar sí tendría historias que contar, pero no es mi caso porque no lo haría (ríe).

Entonces ¿tiene hartas experiencias que contar?
-¿Y tú no? (ríe). Todo el mundo ha tenido una historia, pero uno no piensa que su historia sea “la” historia. No es necesario que quieras dar un consejo, pero uno siempre termina dando un consejo aunque no haya sido tu intención.

¿También dedica temas?
-No, los temas están en disposición de la radio. Tienen un listado enorme de temas, y a mí me llama la atención, porque la verdad es que no conozco ninguno. Estoy fuera de contexto, pero da lo mismo, ellos ponen la música que suponen ad-hoc del tema. Si es sobre postura de gorros y cosas así, creo que hay una canción de los cuernos de no sé quién. Me hablan de cualquier conjunto nuevo y no los escucho ni cagando. No me gustan.

¿Cómo se preparó para esto? ¿Solía escuchar el programa antes?
-Muchas veces, pero siempre por porciones. Me llamaban mucho la atención los temas, tan extraños que uno cree que no ocurren en la vida y están presentes en el día a día.

Paola Bolelli / Publimetro Espectáculos

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo