Los sombreros vaqueros inundaron la Quinta

Los fans de Ana Gabriel desde el mediodía comenzaron a hacer la fila para entrar. Así fue como la tarde estuvo marcada por la espera entre canciones entinadas por fans con sombreros mexicanos de todos los colores

Por

Sombreros vaqueros rosados, blancos, negros, rojos,cafés y de todos los colores imaginables fueron la tónica este martes, en la antesala de la tercera noche del Festival de Viña del mar. A eso del medio día comenzaron a llegar los primeros fanáticos para hacer la fila para entrar a la Quinta Vergara y, con ellos, los primeros vendedores de gorros.

Los fans se los compraron en honor a Ana Gabriel y a eso de las 16.00 horas las colas ya daban la vuelta a la calle por la que se ingresa a la Quinta y que era un verdadero mar multicolor de sombreros mexicanos.

Con un cartel que decía “amiga tenemos el corazón herido”, en homenaje a uno de los temas clásicos de la cantante mexicana, un grupo de cuatro fans esperaba en uno de los primeros puestos entre canciones y risas a que abrieran las puertas. Todas hermanas. Todas crecieron con la música de Ana Gabriel. Para Lidia (56), Teresa (53), Ruth (60) e Ingrid (45) hablar de su ídola es hablar no sólo de sus recuerdos, de su infancia y juventud, sino de toda su vida. “Ana nos ha acompañado siempre. Desde que éramos niñas. La escuchábamos juntas y para nosotras sus canciones son amor, alegría, tristeza, de todo. La escuchábamos con nuestra madre, que hoy no nos acompaña físicamente pero sí desde arriba”, dijo Lidia con ojos vidriosos a Publimetro.

¿Y por qúe la pinta vaquera? “Pues porque tiene que notarse el apoyo a la gran Ana Gabriel. El apoyo a la ranchera”, explicó a Publimetro Paola Toro (27), mientras tocaba orgullosa su sombrero mexicano café y lucía su chaqueta de mezclilla al mismi estilo. Ella contó además que es fanática de la cantante mexicana desde los 12 años y fue junto a su hermana al Festival. Ambas también adquirieron el fanatismo por la intérprete como herencia del gusto de su madre, quien no pudo acompañarlas por  estar enferma. “Me gustan mucho sus canciones, se trata del amor y de la vida que uno ha tenido, a uno la llenan, me trae recuerdos de juventud. Me emciionan sus temas”? enfatizó Paola Toro.

A eso de las 19.30 horas recién abrieron las puertas del recinto, pero mucho antes, a las 17 horas, varios vendedores podían ya sacar cuentas alegres, como se dice popularmente. “Imagínese que nosotras trajimos cerca de 1000 sombreros y quedan esas dos bolsas no más”, dijo Geres, una de las vendedoras, señalando dos bolsas con no más de 100 gorros.

Flor Guzmán/Publimetro en Viña del Mar

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo