Raphael, amo y señor de Viña: Más que un número de "parche"

El astro de la música se reencontró con su público en una presentación que se extendió por más de dos horas, cerrando la tercera noche del Festival cerca de las 03.30 de la madrugada.

Por

Fue el último artista en completar la parrilla del Festival de Viña, pero lejos de ser un número “parche”, Raphael logró potenciar un día en que la gran estrella era la mexicana Ana Gabriel. Su extensa carrera y el vínculo que lo une con la Quinta hizo que el español fuera más que un “reserva” y llegara como un plato fuerte.

Claro, porque tras la baja de Lucero por la polémica foto de ella cazando y la caída que provocó que Alejandro Fernández tuviera que cancelar su presentación en Viña hizo que el cantante se subiera nuevamente a la Quinta Vergara tras su última visita en 2010.

Con su característico histrionismo sobre el escenario y con una voz que ya se la quisieran cantantes mucho más jóvenes que él, hizo que el Monstruo se rindiera a los pies a su entrada. Con clásicos como “La noche” y “Mi gran noche” el hispano rememoró sus mejores tiempos ante un público que promediaba los 50 años.

Reuniendo a casi tres generaciones, el cantante español hizo gala de su extenso repertorio musical, sacando uno a uno sus éxitos que se quedaron grabados en la memoria colectiva de los chilenos como “Ella ya me olvidó”, “Digan lo que digan”, “Yo soy aquel”, “cuando tu no estás”, “Desde aquel día”, “Detenedla ya” y “No puedo arrancarte de mí”.

A diferencia de lo ocurrido las dos primeras jornadas, Rapahel logró que el público no abandonara la Quinta a pesar de iniciar su presentación cerca de la 01.30 de la madrugada. El español aprovechó la oportunidad de hacer su propio homenaje a Violeta Parra con “su canción fetiche” -tal como él la llamó – a “Gracias a la Vida”.

Cuando el reloj marcaba justo las 02.50 y después de más de una hora de presentación vino la entrega del pack de antorchas, recibiendo una ovación del público que seguía en la Quinta sin querer moverse, pese al horario.

Los premios dieron paso al primer biss de la noche, con “Maravilloso corazón” y “En carne viva”. A las 03.13 y con una Quinta aún con mucho público, Raphael recibió las gaviotas de plata y oro, cerrando su exitoso paso con “Escándalo” y “Que sabe nadie”, tema con el cual se despidió de sus fieles seguidores. Pero aún le quedaba un tema más, el que regaló a sus fanaticada que soportó estoica el frío de la madrugada en Viña del Mar.

Una noche redonda nuevamente para un artista más que consagrado en nuestro país, un ídolo de la música que sigue encantando a nuevas generaciones.

Por: Andrea Herrera R. / Publimetro en Viña del Mar

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo