Los docurrealities se toman TVN este año

"Los Méndez" se estrena este miércoles con una quinta temporada que promete más acción que las anteriores. Es el segundo de cuatro programas de realidad que el canal dará en 2014

Por

Cuando TVN presentó su parrilla para este año llamó la atención que cuatro de sus espacios fueran docurrealities. Concretamente, dos regresos de exitosas experiencias anteriores (“Los Méndez” y “Mamá a los 15”) y dos flamantes estrenos (“Luchadores” y “4º Medio”), con los que el canal público nuevamente busca dar espacio a historias reales en pantalla.

Coincidentemente, este mes Canal 13 lanzó “El gran truco”, programa de Eduardo Fuentes que, tal como “En su propia trampa” y “Manos al fuego” (este último de CHV), mezcla docurreality con el formato que podría llamarse “programa de engaño” al presentar situaciones ficticias en las que debemos ver las reacciones de los protagonistas.

Para Mariana Hidalgo, la productora ejecutiva del área de Telerealidad del canal público, hay una diferencia de concepto que hace que los docurrealities de TVN sean diferentes. “El canal tiene una misión pública y nosotros la hacemos presente desde la tribuna de la telerrealidad. Nosotros partimos de un punto de vista más periodístico, por eso partimos preguntándonos siempre dónde hay temas que es necesario que el país converse. Son situaciones por las que todos podríamos pasar, son transversales”, explica.

Para ella programas como los de Canal 13 y Chilevisión califican como “docushow” en el sentido en que tienen un enfoque diferente. Pero eso no los hace peores. “Ellos van más por la entretención, sin necesariamente poner un tema en el tapete. Pero eso no es condenable, por el contrario”, asegura, agregando que ha habido intentos previos de hacer proyectos así en TVN.

“Aquí se han presentado programas de ese estilo, los que no han salido al aire sólo por parrilla o por presupuesto. Simplemente no se ha dado, pero de todos modos nos gustaría hacerlos si es un buen producto. No miramos al lado, tenemos nuestro propio punto de vista”, revela.

“Los Méndez”: ahora con más calma

La quinta temporada de “Los Méndez” se estrena el próximo miércoles, y tiene importantes novedades. De partida, será una temporada más concentrada, con 12 capítulos en vez de los 32 que tuvo el año pasado. Además, por contar esta vez con un tiempo de producción mayor, se espera que tenga más contenido. “Esta vez llevamos mucho más tiempo grabándolo, desde hace 7 meses, entonces podemos escoger los momentos que mostramos. Así no nos pasa lo de la temporada 3, que se grabó muy encima de la fecha en que iba al aire, y los capítulos tenían menos de emoción o sorpresa”, cuenta Mariana.

Y aunque sea difícil de creer, a la familia le siguen pasando cosas. Veremos, entre otras cosas, la tolerancia de los miembros del clan familiar, su independencia de Leo Méndez, que es una figura muy fuerte, y, principalmente, las consecuencias de la confesión de la homosexualidad de Leo Méndez Jr. “Ellos tienen una mentalidad sueca así que no es tema para la familia la sexualidad de Leo Jr, sino la reacción de la gente al respecto, el por qué están todos tan pendientes. Eso es lo que no entienden. La preocupación del Leo en ese sentido tiene que ver con que no quiere que le pase nada allá afuera”, revela Mariana.

“4º Medio”: saliendo del colegio a la vida

Grabada desde abril de 2013 hasta enero de 2014, son 14 capítulos de los que se han emitido 4. Para Hidalgo, el programa, primer gran estreno de telerrealidad de este año en el canal, está enfocado en mostrar lo que uno enfrenta a esa edad, cuando tiene que pasar del colegio al mundo real.

“Es una edad importante porque todos los años anteriores uno tiene la seguridad de saber lo que va a pasar el año siguiente, que es pasar de curso. Ese año esa seguridad ya no está, todo queda abierto. También tiene que ver con lo que queremos decir en torno a la educación”, cuenta.

“Luchadores”: luchando por los órganos

Aún sin fecha de estreno, el programa sobre personas que esperan un transplante ha sido uno de los más trabajosos para el canal. Grabado incesantemente desde mayo de 2013, la cambiante situación de sus protagonistas -quienes pueden ser aceptados para un transplante en cualquier momento- los obliga a estar siempre alertas.

“El programa es sobre la importancia de la donación de órganos como tema, pero también sirve para informar del tema a quienes no quieren donar, lo que es una opción válida. Finalmente, postulamos que la responsabilidad es de la familia de uno y que esto debe conversarse en familia”, dice Mariana.

“Mamá a los 15”: el gran regreso

Tampoco tiene fecha el programa de Karen Doggenweiler, pero en sus seis meses de grabaciones terminó quedándole claro a los realizadores que el tema del embarazo adolescente sigue siendo relevante en nuestra sociedad.

“Mientras sigan existiendo padres adolescentes y mientras la educación sexual de los colegios siga siendo sobre el amor y no sobre el sexo, un programa como éste seguirá siendo necesario”, opina Hidalgo.

“21 días”: el que quedó fuera

Curiosamente, uno de los programas más comentados de 2013, “21 días”, no tendrá una nueva temporada este año en TVN. Y esta decisión se tomó por motivos que no tienen que ver con su calidad, sino con la complicada producción de “Luchadores”.

“’21 días’ no está en parrilla sólo por la demora en producirla, porque el equipo encargado de eso está ocupado actualmente con ‘Luchadores’. Demora más de seis meses en producirse cada temporada y la primera se grabó en 2012 y se dio en 2013, así que puede que grabemos ahora en 2015 para emitir en 2016”, cuenta Hidalgo, explicando que la versión original del programa, realizada en España, tenía otro sistema.

“Allá se daba una vez al mes y eran capítulos grabados de inmediato, sin una temporada entera lista”.

Otro tema que llama la atención en este tipo de programas es la veracidad de la información que se muestra. Ante esa duda, Hidalgo asegura que no está en cuestión.

“Nosotros tenemos guionistas para nuestros programas, pero sólo trabajan con los capítulos ya grabados. El trabajo del guionista es posterior y consiste en perfilar a las personas, o en combinar las historias mediante el montaje”, explica, agregando que, aunque la intervención televisiva evita que los programas sean documentales, siguen siendo docurrealities.

“En ‘4º Medio’ por ejemplo algunas veces teníamos que regrabar entrevistas porque ellos no sabían expresarse bien o se desdecían solos. Entonces les dábamos una segunda oportunidad para decir las cosas que querían decir. Pero no los pauteamos nunca ni les pedimos que inventaran conflictos”, confiesa.

Francisco Ormazábal / Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo