Placebo renueva sus lazos con Chile en sólido concierto

El trío británico se presentó ante unas cinco mil personas en el Movistar Arena.

Por

Si puedo decir que hay una persona que logró superarse dentro de nuestra televisión, sería la jueza Carmen Gloria Arroyo.
Y aunque encuentro que es "Mucho Lucho" verla en la mañana en la tarde y ahora en la noche, hay que reconocer que tener un programa en horario prime es la mejor forma de celebrar sus cinco mil casos resueltos durante ocho años al aire.
La idea es exhibir el programa a través de las pantallas de Chilevisión durante tres lunes seguidos exactamente después del noticiario central.
El programa "La jueza" tiene muy buena sintonía y es uno de los  pilares fundamentales del canal privado, junto con su matinal, donde también participa Arroyo. A la gente le gusta, sobre todo a las dueñas de casa que están a esa hora y se sienten acompañadas por la jueza, además de aprender mucho. Ya que cada caso es explicado casi con manzanitas para que a nadie se le haga enredado entender la situación que están viviendo esas personas que se paran frente a un estrado y se disfrazan con pelucas, pensando que pasaron piola . Pero ahí está ella, firme y seria tratando de darle justicia a la persona que realmente se lo merece.
De hecho, gracias al mismo programa, Carmen Gloria Arroyo se convirtió en uno de los rostros más consolidados de Chilevisión, chocha con su pareja, en una relación firme y que ya no le importa mostrarle al mundo.
El 2007 la jueza llegó a la televisión con todas las ganas de quedarse por un buen rato. La idea era crear un espacio similar o que imitara al de Ana María Polo, pero en la versión "Chilean Way". Ella sólo había estado como panelista en el programa "El Termómetro", pero sin duda supo cómo ganarse un lugar en cada casa de nuestro país y año a año ha ha ido ganando más audiencias. Con eso podríamos decir que es la reina de la tarde ayudando a gente, que no tiene más recursos para hacer un juicio normal.
La idea de celebrar este programa en horario prime es hablar sobre temas sin censura, no tuvo restricciones y con otra edición, diferente a la de la tarde donde se corta para que los temas y lo que hablan los afectados quede de acuerdo al horario en el que se emite. Y sobre todo, en el canal creen que es una muy buena opción para entrar en carrera, un nuevo desafío para Chilevisión.
El último año el programa  ha mantenido un rating promedio de 8,9 aproximadamente. Es exitosa la jueza, pareciera que a la dueña de casa le gusta, yo en cambio siento que es una invención del gran departamento de marketing de Chilevision. Esta vez estoy en desacuerdo con las masas y su sintonía, mi argumento se sustenta en que para hacer un matinal tiene que prevalecer la simpatía y esto es lo que me falta de Carmen Gloria Arroyo, una cuota de humildad, relajo y carisma- Lo siento querido rating esta vez no estoy en sintonía.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

" class="gi" />
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • Lejos del fenómeno que fueron en 2005 cuando debutaron en Chile, pero con la misma devoción de su fiel fanaticada el trío británico Placebo (Brian Molko, Stefan Olsdal y Steve Forrest) se presentó por cuarta vez en el país (doble show en 2005; 2007 y 2010) en el marco de promoción de su séptimo trabajo de estudio lanzado en 2013, “Loud Like Love”.

    Como buenos ingleses, a las 21.45 en punto las luces del Movistar Arena se apagaron para dar paso a los sonidos de “B3” tema que se desprende de su EP, para luego seguir con “For What it’s worth” del disco Battle for the sun.

    Con una frase ya recitada de memoria: “Muy buenas tardes, mi nombres es Brian y el de mi banda de rock es Placebo, y esta noche estamos aquí todos…. y el amor”, lanzó en su manejado español para dar paso al tema que da nombre a su más reciente disco, “Loud Like Love”.

    Un recorrido por toda su carrera fue la que prepararon para esta ocasión. Las guitarras afiladas estaban de regreso con el clásico “Every you, every me”, tema principal de la película “Juegos Sexuales”. Antes eso sí, realizaron una versión poco reconocible de Twenty Years.

    Hay pocas bandas que se atreven a incluir en su setlist más de cuatro canciones al hilo del disco que promocionan, pero la noche de este jueves, Placebo está en familia, con aquellos fanáticos que trasparon la moda y se deleitaron con “Too many friends”, “Scene of the crime”, “A million little pieces”, “Speak in tongues”.

    Esta vez y a diferencia del show presentado en 2010, la voz del Brian Molko estuvo impecable, sin dejar la impresión de desgaste. El afiatamiento con Forrest en la batería ya es completo y por su parte el espigado Olsdal sigue sacando suspiros con sus movimientos al tocar el bajo. El encanto no lo han perdido con los años, tampoco el sonido potente del rock británico.

    En la noche no estuvieron ausentes temas como Space Monkeys, Blind, Meds, Special K (transformado en casi un himno a esta altura), The Bitter End y la nostálgica Teenage Angst, cerrando la presentación con “Post Blue” e “Infra-Red”.

    Por: Andrea Herrera R. / Publimetro

    Contenido Patrocinado