Juicio a los noticiarios chilenos ante las grandes catástrofes

Más de cien denuncias al CNTV en pocos días es el saldo del incendio de Valparaíso para los noticiarios. Preguntamos a expertos sobre los casos más cuestionados

Por

La serie de TVN, "Pulseras Rojas" lleva tres semanas al aire y nadie pensó que iba a alcanzar el éxito de críticas.
La trama muestra a seis jóvenes que tienen entre 12 y 17 años y coinciden en un hospital a causa de diferentes enfermedades. Dan a conocer a la gente el cambio de sus vidas, al tener que pasar la mayor parte del tiempo viviendo juntos en diferentes habitaciones y, sobre todo, cómo le cambia la vida a todo aquel que los rodea. Si bien se trata de muchachos con diferentes enfermedades, no es una trama triste, más bien se da bajo una mirada optimista y emotiva y siempre hablando a través del amor, la familia y la amistad.
El éxito de ésta lo empaña la hora a la que sale (cerca de la medianoche, después de la nocturna "Vuelve Temprano"). Estimados, ¿cómo hacemos para que los adolescentes vean esta serie si por horario hay restricción y por sentido común están durmiendo para ir al colegio?
Esta producción es una réplica de la versión local del mismo nombre que se emitió en España entre 2011 y 2013. A nuestro país llegó bajo la producción y adaptación de Enrique Videla y dirigida por Julio Jorquera.
Creo que faltaba una serie de este estilo, hecha por niños y para niños, adultos, abuelos, padres todo aquel que sienta una afinidad por los más desvalidos y por los que no también, porque al verla se genera un ambiente de esperanza. Cuando uno cree que todo está saliendo mal, siempre hay alguien peor, esta ficción me lleva a pensar en lo que están viviendo miles de chilenos. Uno se achaca a veces por detalles y mientras miles de chilenos perdieron sus hogares, ellos sacan la fuerza que ni siquiera sabían que tenían y siguen adelante y hacen cualquier cosa por ponerse de pie de nuevo y no dejan que nadie los pase a llevar. Por eso creo que los niños reflejados en la serie son un ejemplo a seguir, además y sobre todo, que son muy pero muy buenos actores.
Por si usted no lo sabía, "Lautaro", quien es el protagonista en la serie "Pulseras Rojas", es interpretado por el hijo del actor Juan Pablo Sáez. A Lautaro se le amputó una pierna en la serie y ya por tantas veces que le toca ir al hospital, termina viviendo ahí y transformándose en el líder  del grupo "Pulseras Rojas", internos que empiezan a vivir la misma vida del protagonista y se reúnen en cada pasillo del hospital.
Como gran líder, sabe todas las movidas de donde pasa su mayor parte del tiempo, los atajos que tiene el hospital, a quién hacerle cariñito para que le den más comida,  y todo eso se los va enseñando a sus nuevos amigos. Es una serie muy power, muy entretenida que sin duda irá encantando al público a medida que vaya avanzando la historia.
Y además, porque mucha gente, aunque sea adulta, se puede ver reflejado en los personajes caracterizados por lo niños adolescentes muy talentosos. Porque no sólo se retrata el cáncer, también aparecen realidades como la bulimia, la insuficiencia cardiaca y el coma, entre otras historias.
Por ejemplo, uno de los niños que podemos ver en la producción, tuvo un accidente y está en coma y su madre quiere que despierte y vive ese drama a través de la historia, de pensar en desconectarlo o no. Algo, que aunque no nos suene común, pasa en nuestro país y es muy emocionante ver todo lo que tiene que pasar esta madre para que su hijo esté mejor y demostrar en las ilusiones que se aferra para que su hijo de cierta forma siga con vida.
No sea tonto, si aún no ha visto esta súper producción todavía está a tiempo de hacerlo. Puede ingresar a la página de TVN y ponerse al día con los capítulos que se ha perdido y de ahí en adelante, hacer un esfuerzo y quedarse despierto hasta cerca de la medianoche para lograr ver "Pulseras Rojas", porque yo se lo recomiendo, porque yo le aseguro que el esfuerzo vale la pena y porque de todas formas, las historias que son retratadas en ella, son una enseñanza de vida para cualquier persona en esta tierra.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de publimetro

" class="gi" />
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • Tras el incendio de Valparaíso los canales de televisión han estado inmersos en la polémica. Más aún luego de que este miércoles las denuncias realizadas al CNTV donde se acusaba a los medios de sensacionalismo, truculencia y falta de dignidad de las personas llegaron a las 132.

    Según la información proporcionada por el CNTV, del total de denuncias hasta ayer, 17 de ellas corresponden a Canal 13, 85 a  TVN, 28 a CHV, una a Mega y una a La Red, canal que ha decidido, por línea editorial, descolgarse de esa cobertura.

    Las primeras denuncias fueron sobre titulares como “Terremoto de fuego” y “Tsunami de fuego” y la sobreexposición de los reporteros, las entrevistas a menores, imágenes de animales “carbonizados” y comentarios inapropiados de periodistas en terreno.

    Específicamente, el reportaje “Los niños de la tragedia porteña”, del periodista Claudio Fariña, emitido en el noticiario central de TVN el martes, es el más cuestionado, con 53 denuncias hasta ayer, según cifras entregadas por el CNTV.

    Para el experto en audiencias Luis Breull, el caso de Fariña es sumamente grave, en especial por la escena donde se le ve regalándole $10 mil de su bolsillo a la niña que decía haber perdido un peluche de ese valor en el incendio.

    “Una cosa es tener un estilo cebolla para hacer reportajes y otra muy distinta es caer en estas faltas a la ética involucrando niños. Un periodista con cámara puede ser muy peligroso, tiene mucho poder, y me parece lamentable que se use así”, dice el experto.

    Para el presidente del Consejo de Ética de los Medios de Comunicación  Social en Chile, Abraham Santibáñez, la excesiva presión a la que se ven sometidos los periodistas en estas situaciones puede causar esos problemas.

    “Hay que entender que puede ser por el cansancio, por la presión, por las malas condiciones a veces, que los periodistas hacen cosas como comparar los incendios con los asados”, dice, agregando que el miércoles mismo el Consejo recibió denuncias en torno al tema, por lo que prontamente les tocará ver los casos más polémicos.

    Para Joaquín Villarino, abogado y miembro del mismo Consejo, la responsabilidad pasa también por los editores que colocan al aire las notas.

    “Una vez más y a pesar de todas las recomendaciones que se han hecho se cae en la falta de respeto y en la dignidad de las personas.  Desde el punto de vista periodístico propiamente tal hay una reiteración de preguntas, descripciones, imágenes que obviamente atentan en contra de lo que es una buena información, veraz y desde luego oportuna”, dice, haciendo hincapié en la falta de lenguaje periodístico, lo cual produce una serie de reiteraciones que empobrece en vez de enriquecer la información que se está entregando.

    Breull, sin embargo, es menos benevolente con los periodistas, a quienes acusa de poco preparados para cubrir grandes catástrofes.

    “Me parece que hay una falta de preparación de los mismos periodistas que no saben enfrentar catástrofes, porque sabiendo que somos un país sísmico no tienen claro lo que pueden y no pueden hacer. No vale decir que errar es humano, porque son profesionales, y si no son capaces de soportar el estrés de estar en terreno, mejor que no vayan”, dice.

    La pregunta queda echada entonces: ¿son los editores o los periodistas los que están poco preparados?

    Francisco Ormazábal y Mónica Farkas/Publimetro

    Contenido Patrocinado