José Secall se pone en la piel de Pablo Neruda

Historia clandestina. La cinta “Neruda” se estrena hoy y revela detalles de la vida del poeta a fines de los 40.

Por

 

Imagen foto_0000000120140417114438.jpg
Gentileza

 

Hoy y luego de seis años de intermitente grabación se estrena la película “Neruda” protagonizada por José Secall y dirigida por Manuel Basoalto, sobrino del poeta, quien lleva a la pantalla grande los pasajes más inéditos y clandestinos de la vida del vate en la época posterior a su enfrentamiento con el entonces Presidente Gabriel González Videla.

El proyecto trae de vuelta a la pantalla grande a José Secall, quien se había mantenido alejado de las tablas por un tiempo. “La decisión de irme fue por un tema de cansancio sistemático, el cansancio de la ciudad, del ruido, de la neura de la gente de Santiago, y por eso desarrollé este otro proyecto”, cuenta.

A lo que el actor se refiere es a los talleres de creatividad que hizo en cinco escuelas rurales de la localidad de Futrono, junto al lago Ranco, incluyendo cursos de disciplinas tan curiosas como creación de títeres, construcción de cuentos y creatividad musical.

“Hice prácticamente un año completo escolar. Eso me permitió botar las toxinas que tenemos los santiaguinos”, explica el actor quien ahora volvió con un proyecto que le gusta y se acomoda a los términos que él desea.

Y la cinta no pretende tener un ánimo documental, pues el actor la define como una ficción, suspenso y acción.

“Es una gran historia, se dicen muchas cosas que la gente desconoce y que ocurrieron en el período de Videla, donde Neruda fue senador, fue desaforado y había una orden de detención en su contra, por lo cual se ve obligado a entrar en la clandestinidad”, dice.

De todos modos, aunque se centre en la época de Videla, la cinta tiene saltos temporales que la hacen partir de su discurso del premio Nobel, en 1971, y de ahí se dirige al pasado, recordando también la época en que empezó a escribir su “Canto general”, su infancia y adolescencia.

Y es allí donde la tentación de todo actor con un rol como éste es de emular la famosa voz y gestualidad de Neruda, Secall afirma que lo que él hizo no es una imitación.

“Hay cosas que sí son similares, obviamente, pero no hay un afán de imitarlo en ningún caso, son sólo acercamientos”, concluye.

Esta es la tercera vez que Neruda es llevado a la pantalla grande, tras “Ardiente paciencia” (1983) y “El cartero” (1995), ambas gracias a Antonio Skármeta. Y no será la última, pues Pablo Larraín (“No”) prepara su propia versión de la vida del poeta más importante de la historia de Chile.

Por: Francisco Ormazábal / Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo