Sir Paul: el reencuentro a otra altura con Chile

El ex Beatles se presentó por tercera vez en nuestro país, en el primero de los dos conciertos fijados en Chile. 10 mil fanáticos repletaron el Movistar Arena.

Por

Pocas veces viviendo en el extremo sur del mundo se tiene la suerte de que una leyenda de la música nos visite en tan poco tiempo. Esta vez, Paul McCartney no quiso dejar pasar más tiempo para regresar a Chile desde su masivo concierto en el estadio Nacional en 2011, fijando dos presentaciones en nuestro país, las que rapidamente se agotaron.

Tras una demora en el staff que traía parte de su equipo técnico desde Uruguay, lo que hizo posponer su primer show, este martes los fanáticos que habían adquirido los boletos para el segundo concierto en el Movistar Arena fueron los privilegiados de ser los primeros en disfrutar del ex Beatles, quien al instante que saltó a escena a las 21.30 horas fue ovacionado de pie por las 10 mil personas que repletaron el lugar.

Con “Magical Mystery Tour” comenzó el reencuentro del músico de Liverpool con Chile, al fin.

“¡Hola Santiago, buenas noches santiaguinos, que gusto de verlos de nuevo!”, dijo en un muy buen trabajado español para comenzar a sacar de la bolsa beatlesca “All my loving”, desatando la algarabía del público que cruzaba tres generaciones.

Acompañado de tres músicos,  dos pantallas LED de alta definición a los costados del escenario más una gran pantalla al fondo del escenario que alternaba diferentes escenas en cada tema,  el británico ofreció un show de alta calidad, que de todas maneras valía la pena esperar un día más.

Alternando temas de sus últimos trabajos y clásicos como “Paperback Write”, “Let me roll it”, “Save us”, “New” entre otras.

Un momento especial fue cuando presentó el tema “My Valentine”. “Esta canción la escribí para mi hermosa esposa Nancy”, dijo en  español sentado en su piano negro que hacia juego con su camisa blanca con dos listones negros.

A sus 71 años y con más de 50 de trayectoria musical,  su voz como su interpretación sigue siendo impecable, sin la más mínima señal de cansancio, disfrutando sobre el escenario cada canción como si fuera el mejor elixir para mantenerse eternamente joven.

En un set list de más de cuarenta temas, claro, porque Sir Paul no tiene problemas de repertorio, sacó de su bolsa mágica canciones como “We Can Work It Out”, “Another Day”,”And I Love Her”, “Lady Madonna”, “Ob-La-Di, Ob-La-Da”, “Let It Be”, “Live and let die”, ” Hey Jude”.

Uno de los momentos épicos de la noche fue al interpretar “Blackbird”, instante en que la tarima se elevó dejando a McCartney en las alturas mientras en la pantalla al fondo una luna llena y un árbol daban el ambiente perfecto, sellando todo con un pájaro negro en la pantalla del frontis de la tarima, la ovación no se hizo esperar.

Interactuando siempre con el público, ese que con emoción entonó cada uno de sus temas, disfrutó de un concierto de tres horas,  las que se hacen muy cortas cuando se trata de una estrella y maestro de la música como Sir Paul.

Recuadro: no sólo fanáticos chilenos se dieron cita con el ex Beatles, ya que tanto argentinos como brasileños se hicierom presentes en el Movistar Arena,  incluyendo al vocalista y lider de Miranda, quien disfrutó de cada uno de los temas de Paul McCartney.

Andrea Herrera / Publimetro Web

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo