Inauguraron gigantesco mural en Teatro Municipal de Antofagasta

Más de mil metros cuadrados ocupa la monumental intervención pictórica de Luis Núñez

Por

Luis Núñez venía trabajando en un gigantesco proyecto de intervención pictórica para el Teatro Municipal de Antofagasta, que recién ahora, en marzo de 2014, logró concretarse. Son mil 140 metros cuadrados de un mural pintado al costado oeste del edificio, hacia calle San Martín, que se inauguró del jueves 24 de abril en un evento de carácter masivo que contó con la participación de la Orquesta Sinfónica de Antofagasta y del Ballet de Cámara de la Escuela de Ballet de la Corporación Cultural de Antofagasta.

El proyecto, recuerda Luis Núñez, nació ad portas a la celebración del Bicentenario de la República: “Con imágenes relacionadas a la historia regional, pretendía rescatar una construcción emblemática para la ciudad, pero que lucía descuidada”.

Con un lenguaje realista, la obra representa parte de la historia local, deteniéndose en rostros de inmigrantes, trabajadores e indígenas. Son representaciones narrativas y simbólicas que apuntan al esfuerzo de esos habitantes de comienzos del siglo XX que construyeron un lugar, desarrollándose gracias a la minería del salitre y el cobre. Se trata de pintura directa al muro, aplicada con silicato mineral para asegurar su permanencia. El interés es generar “trampas al ojo” o trompe l’oeil, es decir, que las imágenes parezcan reales. Las escenas dialogan con las condiciones caprichosas de la arquitectura y juegan al mismo tiempo con el paisaje urbano.

Fueron cinco meses de trabajo, en que el reconocido pintor nortino fue apoyado por un equipo de estudiantes y licenciados en Arte, contándose entre ellos Liuman Díaz, Dalibor Kurte, Benjamín Contador y Carlos Massardo. “Además, hemos sumado la asesoría de expertos en trabajo en altura, obras civiles e incluso con el aporte de un geólogo que nos asesoró para lograr un acabado lo más real posible sobre el color de las rocas que albergan los metales”, agrega el artista.

UNA TONELADA DE COBRE
“En Antofagasta siempre se ha hablado sobre la necesidad de construir una identidad, cuando más bien lo necesario es asumirla y aceptarla para una convivencia más armoniosa y más amable entre nosotros mismos. Nuestra historia como comuna se sustenta en el trabajo de hombres y mujeres, de migrantes que iban y venían, aportando un grano de arena a esta lucha épica que significa vivir en el desierto. Eso es lo que quise rescatar, el espíritu de nuestra tierra”, explica.

El Teatro Municipal de Antofagasta comenzó a construirse en 1961, pero recién fue inaugurado en 1981. Actualmente es administrado por la Corporación Cultural de Antofagasta. En las tareas de refacción del último tiempo, el mural recupera la vista armónica de muros que exhibían puro concreto. Parte de la obra implicó recubrir un área con 210 láminas de cobre, cada una con un espesor de 0,6 milímetros, extraídas de Chuquicamata, donación histórica de Codelco al Teatro Municipal ya que abarca una tonelada de peso equivalente a 15 millones de pesos.

El proyecto total representa 100 millones de pesos de inversión y la participación de importantes auspiciadores: “Dentro de las diversas etapas del proyecto, lo fundamental fue conseguir financiamiento. Postulamos a la Ley de Donaciones Culturales gracias al patrocinio de la Corporación ProA y luego vino la peregrinación por muchas empresas y diversas entidades, hasta que unimos fuerzas con la Corporación Cultural de Antofagasta y logramos congregar cuatro mineras: Sierra Gorda SCM, Codelco, Barrick Zaldívar y Antofagasta Minerals”, afirma.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo