Diane Keaton: "A Michael Douglas le gusta ser torturado"

Por

Conversar con Diane Keaton es como conversar con su papel más famoso, el de Annie Hall en la película homónima de Woody Allen. De hecho, ese personaje fue basado precisamente en su personalidad nerviosa y risueña. Algo de eso se sigue viendo en “Juntos, pero no tanto”, su nueva película donde encuentra el amor otoñal con Michael Douglas.

Te tocó nuevamente interpretar a una cantante en esta película, tal como en “Annie Hall”
-Tuve fantasías locas sobre cómo cantaría pero todas se acabaron cuando empecé a hacerlo. Tengo una voz tan chiquitita, ojalá tuviera una gran voz. ¿Te imaginas lo que harías si cantaras como Beyonce? Con un sonido como ese saliendo de tu boca, ¿cómo se sentiría?

¿Cómo es que nunca te había tocado trabajar ni con el director Rob Reiner ni con Michael Douglas?
-Es raro, porque aunque la gente afuera tenga la idea de que en Hollywood somos una comunidad, eso no es verdad. Tal vez Nueva York sí lo es, porque el teatro es más unificado. Pero California es bastante solitario, estamos en pequeños bolsillos. Creo que había visto en persona una vez a Michael Douglas y le dije “hola”. Después lo vi cuando le dieron un premio, creo que el AFI. Es todo lo que sabía de él. No conozco a nadie.

¿Y cómo fue trabajar con él?
-Le encanta ser torturado, molestado. Yo le decía todo el tiempo que era un pelmazo, y a él le encantaba. Cada vez que lo torturaba sabía que las escenas iban a funcionar. Es mucho mejor que yo, a mí me gusta hacer las cosas espontáneamente y es bueno saber con quién trabajas si se te ocurre, por ejemplo, agarrarlo de la nada. A algunos no les gusta eso.

¿Qué has aprendido en tus años de carrera?
-Al principio era difícil para mí trabajar en dramas serios por el lenguaje. Cuando escuchas hablar a Judi Dench o a Helen Mirren o a Meryl Streep te das cuenta que tienen una gran facilidad verbal. En cambio yo vengo de un lugar con mucho menos lenguaje, por eso me costaba hacer roles serios y rectos, porque no me sentía cómoda con las palabras. Pero con los años me he ido volviendo mejor para eso. No creo tener ninguna otra habilidad en realidad. Todavía estoy aprendiendo.

Matt Prigge / Publimetro Internacional

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo