Ingrid Cruz en "Pituca sin lucas": "Mi personaje tiene toda la "chispeza""

En "Pituca sin lucas" interpreta a Stella, una esforzada mujer que vive feliz y proyectada junto a Manuel Gallardo... hasta que una nueva vecina llega a habitar el barrio que ambos comparten.

Por

Ingrid Cruz es una de las protagonistas de “Pituca sin lucas”, la nueva vespertina de Mega cuyo equipo trabaja bajo la supervisión de la directora de su área dramática, Quena Rencoret.

En el guión ella es Stella, la pareja de Manuel Gallardo (Álvaro Rudolphy), un trabajador del Terminal Pesquero de Santiago, donde ambos se ganan la vida.
Sin embargo, la llegada de una nueva vecina al barrio, Tichi (Paola Volpato), desatará un conflicto que amenazará la relación.

“Stella González González es una mujer emprendedora, chilena promedio, clase media emergente, súper trabajadora, súper esforzada y súper feliz”, dice Cruz al momento de presentar a su personaje.

“Con Manuel llevan harto rato, dos años. Ella tiene su casa propia, es dueña de su local donde contrata a Enri-André (Otilio Castro). En su casa da pensión y los arrendatarios son Enri y ‘Goyo’, que es el personaje de Fernando Godoy. Son una familia que comparte esta casa de la que ella es dueña. Stella es una mina que se las arregla, es súper trabajadora. Una mujer que la hizo. Tiene un puesto en el Terminal, ahí trabaja. Tiene también su autito, es una mujer que se maneja… hasta que llega esta cuica a esta población súper normal donde todos se conocen, una población donde uno sabe del señor de la panadería, de todos”, comenta luego aludiendo al personaje de Volpato, una millonaria arruinadaque llega a la población tras ser abandonada por su marido, José Antonio Risopatrón.

Ingenua en un principio, Stella será muy amable con Tichi a su llegada. “Todos en el barrio la ayudan, es gente así, buena. Pero van pasando cosas y cuando ella empieza a oler que hay algo raro, empieza a actuar. Es brava. Tiene sus herramientas físicas, emocionales, no es tan inteligente porque es súper pasional. No alcanza a pensar tanto cuando ya está actuando. Y se le arranca la moto”, advierte sobre el comportamiento de su personaje, apodado “reineta”.

“Ella va a ser buena onda… pero es una mina que deja la cancha súper bien rayada. Es astuta, pero no inteligente, no alcanza a pensar tanto. Tiene una cosa de rapidez, de ‘chispeza’. Mi personaje tiene toda la ‘chispeza’. Es brava, reacciona. Si fuera de la Selección, sería Gary Medel, porque es muy power. Y atractiva, jugada, siente que la está haciendo todas, está con su pareja feliz, entonces cuando le empieza a ocurrir esto, empieza a actuar, a marcar límites”, adelanta Ingrid.

¿Hasta dónde es capaz de llegar? En el amor no hay límites. Stella no es una niña chica, es una mujer grande que está en una relación donde no es sólo pololeo, es un plan de vida. Esto no tiene que ver con que se te meta una pendeja entre medio, tiene que ver con que te están desarmando tu plan de vida. Y lo está haciendo alguien que uno no esperaría que lo hiciera. Tan contraria a lo que es Manuel, que es comunista, contrario a la burguesía, contra las cosas injustas. Y llega esta mina y ella sabe que no es un atractivo para él, es una cuica que no sabe hacer nada, a la que le ha salido todo fácil en la vida. Pobre mina, no sabe nada de la vida, uno la ayuda, hasta que Stella se empieza a dar cuenta que los polos opuestos se atraen”, pormenoriza.

Pero en medio de su complejidad emocional, ‘Reineta’ no está tan sola. Siempre hay alguien que la pretende. “Deja bien la escoba, hay varios hombres que mueren por ella, porque es una mina que va de rica por la vida, de mina. Se siente mina. Usa ropa muy apretada, es una mina que da lo mismo qué tenga puesto, porque se va a manejar siempre. Ella huele a mujer, no es que sea sexual o sensual, no. Es como cuando uno ve a una mujer que trabaja harto con la manga arriba, el escote y sudada. Son atractivas por más que todo eso, porque son hembras”, concluye.

Carolina Ceballos

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo