Quique Neira denuncia estafa en festival de reggae: "Es una falta de respeto a la música"

El festival One Music, realizado el verano pasado en distintas localidades de Chile por variados músicos de reggae, quedó debiendo 92 millones de pesos a los artistas

Por

En febrero de este año se realizó el One Music Festival, primer evento musical itinerante de reggae en Chile, con el que artistas como Ky-Mani Marley (hijo de Bob), Matanza, Quique Neira y Movimiento Original se presentaron en 10 ciudades de nuestro país con una selección de lo mejor de sus carreras unidas.

Pero aunque todo parecía bien a la distancia, el festival traería consecuencias: la más importante de ellas, que en estos momentos existe una demanda civil contra la productora y su productor general, Federico Cuadros Biskupovic, por no pagarle a los artistas involucrados.

“Tener que cobrarle así es feo, no me gusta tener que hacerle un llamado a la cordura a esta persona. Pero llevamos un buen tiempo sin tener respuesta y es la única opción que nos queda. Lo peor es que había contratos firmados, así que me parece insólito que no se respeten”, explica Quique Neira.

La cifra adeudada es de 92 millones de pesos entre todos los artistas, salvo Marley, quien exigió pago por anticipado y fue el único que sí recibió su parte. “Por suerte a Ky-Mani le pagaron antes, sino habría sido un escándalo internacional quedarle debiendo plata a un Marley. Sería un flaco favor para la industria”, opina Neira.

Al resto en cambio se les prometió que se les pagaría una vez terminado el festival. “No nos pareció que pasara nada raro. Aunque hubo un par de fechas que tal vez no se debieron hacer por problemas de logística, todo iba bien hasta que terminó la gira y empezamos a notar cosas raras”, dice Quique.

Enojado, el ex líder de Gondwana afirma que es una irresponsabilidad lanzarse a producir un festival sin considerar cosas como éstas. “No puede llegar a producirse un espectáculo si no se tiene la solvencia para responder a imprevistos. Es como si yo llego y digo que no puedo tocar porque se me olvidaron los acordes o hace frío. Se nota que esta persona no tiene respeto por la música, lo que hace es una falta de respeto para la música chilena. Si no paga se le debería prohibir trabajar en cualquier cosa del ámbito cultural”, opina.

A pesar de todo, afirma, quedó muy feliz con la gira. “Fue un mes llevando música a lugares donde difícilmente llega. Hubo momentos memorables en Antofagasta, Iquique, Pichilemu, como Ky-Mani y yo cantando ‘Redemption Song’ en plena puesta de sol. Voy a estar toda mi vida promocionando el reggae aunque pasen cosas como éstas. Aunque si no paga, con esta persona no puedo trabajar nunca más”, dice el músico.

Francisco Ormazábal / Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo