Gérard Dépardieu revela que se prostituyó de joven con homosexuales

Por


Un 2014 con poca pantalla es el que ha tenido Karen Paola, quien mantiene contrato con Mega, el cual, por lo demás, se extiende hasta el 2015.

Y, por lo visto, el panorama continuará igual para la ex cantante, al menos por lo pronto, debido a que no hay nuevos proyectos en carpeta para ella.

"Estamos buscando un proyecto para ella, pero para contarte, no hay nada concreto", señala Andrea Dell´Orto, gerenta de producción de Mega.

A lo anterior, la ejecutiva añade que "ella nos interesa, es súper talentosa y tiene millones de trabajar, pero la pantalla está acotada".

Lo último que hizo Karen Paola en la señal del grupo Bethia fue el programa "Más vale tarde", una participación especial en "Mucho gusto" en el verano y haber co-animado una noche de Viva Dichato 2014.

Nicolás Figueroa

 

" class="gi" />
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • El francés Gérard Dépardieu, abonado a las declaraciones estridentes, vierte ahora una inesperada confesión en forma de una autobiografía en la que el actor que dio vida a Cyarano de Bergerac o a Obélix reconoce que se prostituyó de joven con hombres homosexuales.

    “Les gusto a los homosexuales, lo supe muy joven, con 10 o 12 años, cuando los tipos me paraban y me proponían que les chupara la p…, y yo les pedía pasta”, escribe el actor, de 65 años, en “Ça c’est fait comme ça” (Hecho de aquella manera), un relato de 170 páginas que publica Éditions XO.

    Dépardieu, que recientemente ha dicho que llega a consumir hasta 14 botellas de alcohol en un día y que se arrepiente de haber interpretado la versión libérrima de Dominique Strauss-Kahn en la polémica cinta “Welcome to New York”, de Abel Ferrara, agrega que continuó rodeándose de homosexuales más adelante, para conseguir dinero.

    “Pronto tenía todo un grupo de tíos pegados a mi culo. Manipulaba a algunos para desvalijarles”, escribe el actor, famoso también por haberse exiliado de Francia por motivos fiscales para abrazar la nacionalidad rusa.

    Cuando el dinero no le alcanzaba, prosigue, se dedicaba a desvalijar tumbas con un amigo para robarles las joyas y los zapatos a los muertos, actividades delictivas que a los 16 años le llevaron a prisión por el robo de un coche.

    El psicólogo de la prisión le dijo que tenía manos de escultor, recuerda el excesivo actor, que en 1988 interpretó a Rodin en el largometraje “Camille Claudel”, de Bruno Nuytten.

    EFE

    Contenido Patrocinado