Columna de Vasco Moulian: Y ahora, ¿quién podrá defendernos?

Por

 

Imagen foto_0000000120141201095532.jpg
Gentileza

 

Muy pocas veces en mi vida he llorado la muerte de alguien que no conocí en persona. La tarde del viernes cuando se desparramó la noticia de la muerte del gran comediante mexicano Roberto Gómez Bolaños, “Chespirito”, un par de lágrimas brotó en forma instantánea por mí.

Sentí pena y me transporté a mi infancia, como creo lo hicieron millones de personas en Latinoamérica, a los hermosos recuerdos televisivos de “El Chavo del 8”, “El Chapulín Colorado”, “El Chómpiras”, “El Doctor Chapatín” y tantos otros personajes que se me quedan en el tintero.

No existe en la historia de la televisión latinoamericana otro fenómeno como el que logró “Chespirito”. Traspasar las fronteras, los años, las generaciones y entrar diariamente hace 43 años en el hogar de millones de personas sin importar la edad. No conozco a nadie que al preguntarle por un recuerdo de su infancia no nombre a “Chespirito” dentro de los tres primeros recuerdos.

Se convirtió en el máximo exponente de la comedia en Latinoamérica y lo hizo robándose el corazón de las personas en una época en que no había cable ni internet. Y aún hoy, 43 años después de su primer capítulo sigue exhibiéndose en los canales con buena sintonía. O sino que lo diga Mega, que lo sigue dando los fines de semana. Y sí, reconozco que lo veo cada vez que puedo.

Fuiste tocado con la varita mágica del talento que a sólo algunos les toca. Un genio, no hay otra explicación para alguien que te hace reír, llorar y pensar a la vez. Hasta el día de hoy nos reímos aunque nos sepamos de memoria el capítulo. Tu escudo siempre fue un corazón, de seguro en el cielo San Pedro no contaba con tu astucia y ahora tendrá quién pueda defenderlo.

Pipipipipi….tengo pena porque te marchaste, pero estoy alegre porque te has ido acompañar a Don Ramón, a la “Bruja del 71”, Godinez y Jaimito, el cartero, que partieron antes. Ya no estarán solos. Gracias Roberto Gómez Bolaños por habernos dejado crecer con el alma de un niño que siempre nos acompañará en nuestros corazones. Hasta siempre, maestro. La vecindad ya no será la misma.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo