Claudio Narea: "Chile está un poco dormido"

Ni las polémicas ni las distancias lo conseguirán: Claudio Narea será siempre uno de Los Prisioneros y nada podrá alejarlo del sitial que se ganó con una de las bandas más emblemáticas del rock chileno. Y desde ahí, el guitarrista y ahora escritor aborda la sociedad que ve a través de su legado.

Por

Ocupado anda por estos días uno de los músicos más multifacéticos del rock nacional. Hablamos de una leyenda como integrante de Los Prisioneros, de un artista muy activo por sus proyectos como solista, de un escritor muy comentado por su polémica mirada en retrospectiva de la banda (Los Prisioneros, Biografía de una amistad) y, como si fuera poco, de un personaje clave en la ficción de Sudamerican Rockers, la serie con que Chilevisión está repasando la carrera de los chilenos antes de convertirse en estrellas. Claudio Alejandro Narea Guajardo (49 años) está viviendo con intensidad estos días y se le nota.

Al día siguiente de esta entrevista debe viajar a Colombia y a Perú a presentar su libro y a gestionar una posible edición en ambos países, todo por un esfuerzo propio. Sin editorial de por medio. Porque, desde siempre, desde que lo conozco, las cosas nunca le han resultado muy fáciles. Y, eso, la verdad, tiene su mérito.

Como cuando, hace ya cinco años, se presentó como candidato a diputado por el distrito 29 de Puente Alto, La Pintana, San José de Maipo y Pirque. Lo hizo a pulso, sin recursos, sólo con una guitarra al hombro, cantando en bingos y hablando con la gente en las calles. Obtuvo el tercer lugar entre nueve candidatos y, lejos de desilusionarse, ese pequeño triunfo le abrió muchas más miradas sobre el rol social que debiera tener la cultura y los músicos en particular.

“De repente me encontraba con gente que tenía mucho conocimiento de lo que estábamos viviendo, que estaban muy al tanto de lo que estaba pasando en Chile, sobre todo gente mayor, que tenían algún vínculo con la política y una visión crítica de lo que sucedía en ese entonces. Se producían conversaciones bien interesantes”, recuerda Narea sobre su campaña del 2009. “Pero con el resto de la gente me quedé con la sensación de que no entendían nada… No sé, llegó la democracia el ’90 pero para muchos eso no significó gran cosa. Siento que la gente vota hoy por el que le cae más simpático, por el más chispeante o por el que tiene más lucas”.

¿Pero siempre ha sido así el sistema político? ¿No lo sabías cuando partiste con tu campaña?
No sirve de mucho tener una democracia en un país donde, por ejemplo, no hay educación cívica. Estamos metidos en un sistema que es engañoso. O sea, suena muy bonito tener democracia, pero, en realidad, a la hora de los quiubos no pasa nada. Esto es un negocio, un negociado para cierta clase de gente que logra sacar un beneficio y mantenerse en el poder.

¿Y cómo crees tú, Claudio, que se puede arreglar eso?
Con educación, mejorándola. El otro día estuve invitado en el Colegio República de Haití. Estábamos con (el músico) Angelo Pierattini y hablábamos con los chicos de séptimo y octavo básico. -Estaban muy entusiasmados con la visita. Hablamos de nuestra música, de lo que es hacer música en Chile, de los sueños y de cómo uno va concretando eso, les contamos que nosotros nos educamos en un colegio público igual que ellos. Pero yo siento que, a pesar de que hubo un interés, los vi medio dormidos, apagados. Me llamó mucho la atención que en un colegio, donde no hay muchos recursos, todos anduvieran con sus celulares bonitos. Yo creo que hay un exceso de consumismo, de propaganda en televisión. Hay mucha televisión y la televisión adormece. Puedo estar equivocado, pero me da la impresión de que Chile está… un poco dormido”.

Por Pablo Márquez

Sigue leyendo el resto de la entrevista en la versión digital de la revista “En Acción”, del Hogar de Cristo. Pincha aquí

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo