Banda sinfónica de la FACh: un vuelo musical para el público

Por

 

Imagen foto_0000000220150319194816.jpg
La banda sinfónica de la FACh fue creada en 1979 

 

Más de mil presentaciones, tres giras internacionales y el haber pisado casi todas las ciudades del país, da cuenta de la rica historia tras la Banda Sinfónica de la Fuerza Aérea de Chile, un grupo de eximios músicos uniformados capaces de llevar verdaderas obras de arte a la comunidad.

Creada en 1979, con la dirección del maestro alemán Arthur Max Rosin, esta agrupación de músicos no ha hecho más que crecer y emprender vuelo con cada nota que interpretan, sumando grandes presentaciones en las Semanas Musicales de Frutillar, lugar donde, desde hace 30 años, han ofrecido de forma ininterrumpida el concierto inaugural; en el Festival Militar de Quebec, en las Jornadas Musicales de Antofagasta y en Isla de Pascual, solo por mencionar algunas.

Desde 2004, la sinfónica es dirigida por el chileno Fabrizzio de Negri, quien en los últimos años ha logrado expandir el estilo y repertorio de la agrupación con el fin de servir como instrumento de difusión cultural para la población. Así, ha sido capaz de incluir desde marchas a canciones de películas en sus conciertos, junto con algunas obras personales.

Pero la calidad de la Sinfónica de la FACh no sólo recae en su director, también es gracias a sus apasionados y talentosos miembros que cada vez que suben a un escenario, son aplaudidos a mares.

Sobre este equipo, De Negri cuenta que “tenemos al rededor de 120 músicos, pero son sólo 60 los que integran la Banda Sinfónica. Ellos tienen que hacer una infinidad de actividades paralelas para la institución y sus familias, así que tienen mucha, mucha voluntad para hacerlo bien”.

“Comparados con Carabineros o el Ejército, la Fuera Aérea es la institución más pequeña. Somos cerca de 13 mil personas en total, por lo que tenemos que ser tremendamente aplicados y ordenados para trabajar”, explica el director musical.

Esta entrega y talento han quedado guardados en la memoria de muchas de las personas que los han visto a la Sinfónica tocar. “Sentimos que hemos dejado una huella, siempre nos preguntan cuándo regresaremos, y cuando lo hacemos, incluso varios años después, la gente nos recuerda y nos lo hace saber” relata De Negri.

Para el músico, estos últimos años se ha logrado una impronta nueva, un vínculo firme con la comunidad y público. Pero también, con otros músicos y solistas que se acercan a la Sinfónica para tocar junto a ellos.

Sobre este punto, el director cuenta que “no tenemos ítem para contratar músicos externos como las otras grandes sinfónicas, así que dependemos básicamente de la amistad y el afecto mutuo para lograr tocar con otros músicos. Pero eso es algo bueno, pues se logra un lazo diferente con ellos”.

Del buen espectáculo a la buena música

La cercanía de la Sinfónica de la FACh no sólo viene por el buen espectáculo que brindan. Si bien, uno de sus puntos fuertes es que su variedad de instrumentos de viento les permite interpretar desde grandes bandas sonoras a piezas clásicas de jazz o marchas, la dirección de Fabrizzio De Negri sumó un mayor grado de calidez.

“Siento que antes se tocaba bien, pero era un poco fría y el éxito se basaba en cosas no musicales, más bien en el espectáculo. Ahora estamos más enfocados en estos elementos musicales, pero principalmente, la interpretación de los músicos” explica el De Negri.

De igual forma, confiesa que la selección de canciones siempre estarán pensadas en la cercanía con el público.

Otra característica única que tiene la Sinfónica es que este pequeño grupo de músicos (en comparación con otras sinfónicas) es como una familia, pues llevan décadas tocando juntos y en los ensayos se viven emociones que traspasan las notas musicales.

“El ambiente que vivimos en esas horas de ensayo es una cosa impagable. Son muy entretenidos. Claro, estamos concentrados en lo musical, pero nos reímos mucho y lo pasamos bien. Allí compartimos nuestras penas y alegrías, y ese es uno de nuestros fuertes”, cuenta De Negri.

La buena relación con los músicos a permitido al maestro Fabrizzio interpretar algunas de sus composiciones, como las creadas para los mártires del accidente de Juan Fernández o la impresionante obra incidental con la que acompañó la presentación de Los Halcones en las Semanas Musicales de Frutillar, la cual el propio compositor define como toda una experiencia.

Este año la Banda Sinfónica de la FACh ya tiene programado diversos viajes por el país para seguir acercando la música a la comunidad, pero también, trabaja en proyectos junto a la Sinfónica de la Universidad de Chile y Radio Beethoven. Mientras que el 2016 volverán a salir del país para continuar con su aporte cultural y artístico, tanto dentro como fuera de Chile.

Mauro Canales

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo