Ha*Ash: Las hermanas mexicanas que pasaron de tocar en una prisión gringa a recorrer el mundo

Por

Las hermanas Hanna y Ashley Pérez Mosa tienen raíces mexicanas pero nacieron en Louisiana, lugar donde iniciaron su carrera musical con bases de country y pop. En conversación con Publimetro, repasan su historia y se ilusionan con enamorar a Chile de la mano de sus canciones.

Primera visita a Chile, pero en en el resto del continente son muy conocidas
– Hemos trabajado muchísimo ahorita. Este año, sin dudas, ha sido el mejor de nuestra carrera hasta ahora. Tener la oportunidad de cruzar fronteras, llevar la música a otros países y estar entrando en Chile es un honor para nosotros. Teníamos muchas ganas de compartir nuestras historias.

¿Les sorprende tener fans en Chile?
– Sí. Ahí es donde agradecemos las redes sociales, porque eso nos hace ver que el alcance de la música es mundial. A pesar de que no se han editado nuestros discos acá, saber que tenemos fans nos emociona muchísimo

Ahora están viviendo un sueño, pero el camino no debe haber sido fácil
– Esta carrera ha sido una montaña rusa. Cuando empezamos a buscar oportunidades, nadie nos quiso firmar porque nuestro concepto y estilo no iban a funcionar en Latinoamérica. Pero fuimos fieles a lo que queríamos y finalmente dio resultado, y ha sido increíble llevar ya 13 años caminando en esto. Claro, hemos vivido momentos de mucha incertidumbre y creo el habernos tenidos la una a la otra para apoyarnos y decir “no vamos a hacer lo que es fácil ni lo que la gente espera, sino lo que sentimos que tenemos que hacer”, nos hizo ser persistentes, y ahora cuando tienes momentos buenos se disfrutan mucho más.

¿Por qué cantar en español, cuando nacieron en medio de la cuna del Jazz y Blues?
– No fue algo pensado, influyó mucho nuestra circunstancia de vida porque vivíamos mitad del año en Estados Unidos y mitad en México. Cuando estábamos en EE.UU cantábamos covers en inglés porque el Secretario de Estado de Louisiana nos invitó a formar parte del turismo del lugar. Viajábamos a todas las ciudades, cantábamos en el rodeo, en la prisión estatal, en las ferias. Y bueno, cuando incluíamos un par de canciones nuestras, ese era el momento en que la gente se levantaba por palomitas porque no era algo conocido (risas). Esas canciones eran countries traducidas al español, porque cuando llegábamos a México se las mostrábamos a nuestros amigos. Y desde la primera vez que hicimos eso nos dimos cuenta que era lo que queríamos compartir, mostrar nuestras raíces.

¿Tocaron en una prisión, tipo Johnny Cash?
– ¡Sí! En Angola, la prisión estatal más grande de Estados Unidos. Fue una experiencia increíble. Estábamos muy chiquitas. Bueno, todos los que están ahí nunca salen, tienen cadena perpetua. Entonces ver eso a los 13 años te asombra. Los ingenieros de luces, sonidistas, todos eran presos. Y el lugar es una isla, entonces todos están libres, viven vestidos de blanco y son autosuficientes en todo. Hacían su propia comida, tenían propia iglesia, escuela y hasta prensa. Es increíble poder decir que les llevamos música. Que tocamos en una prisión.

Y de ahí, a giras con Ricky Martin por Norteamérica
– Eso es alucinante. Jamás pensamos vivir tantos años de la música. El sueño de cualquier artista es cruzar fronteras y tocar corazones con tus historias, y este disco (“Hecho realidad”) nos está dando la oportunidad de expandirnos. De llegar a Chile.

¿Qué metas tienen por estos días?
– Creo que una de nuestras principales metas ahora es traer la gira a Chile. Poder tocar en vivo con nuestra banda en varios lugares

¿Llegar a Viña del Mar?
– Claro. Es un sueño para nosotras y México respeta muchísimo Viña del Mar. Tocar en el Festival de Viña del Mar, sería un honor.

por Mauro Canales

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo