Este villano de Hollywood llora por sus hijos y critica a las nuevas "caras bonitas" del cine

Por estos días, en el marco del Sanfic 11, el actor Michael Madsen se pasea por Santiago con una gran sonrisa. Claro, su imponente porte y pastosa voz da muestras de por qué es constantemente elegido por Quentin Tarantino encarnar a villanos en sus cintas, sin embargo tras esa dura imagen, se esconde un tipo amable, humilde y devoto a su familia.

Por

Por estos días, en el marco del Sanfic 11, el actor Michael Madsen se pasea por Santiago con una gran sonrisa. Claro, su imponente porte y pastosa voz da muestras de por qué es constantemente elegido por Quentin Tarantino encarnar a villanos en sus cintas, sin embargo tras esa dura imagen, se esconde un tipo amable, humilde y devoto a su familia.

Amo las películas, si no fuera por ellas estaría probablemente en la cárcel. Me han dado vida una familia maravillosa“, es lo primero que dice el norteamericano de 56 años en un encuentro con la prensa organizado por el festival.

Entre conversaciones sobre filmes, directores y video juegos, Madsen nombra constantemente a su familia. En especial a sus cinco hijos (Christian, Luke Ray, Hudson Lee, Max y Calvin Madsen). Al actor le preocupa lo que ven y los estímulos que reciben, y también les consulta cuando se trata de nuevas opciones de trabajo.

Cuando me ofrecieron participar del video clip con Iggy Azalea (“Black Widow”), me anotaron su nombre en un papel y me pregunté ‘quién diablos es esta persona’. Al llegar a casa le mostré el nombre a mi hijo y le pregunté si debía participar. Inmediatamente me dijo que sí“, comenta entre risas el actor, asumiendo que si no fuera por su sugerencia nunca habría tomado el papel.

Y es que la influencia de su familia en su carrera va mucho más allá del conocimiento popular que puedan tener, para Madsen son su principal prioridad y la razón del por qué no elige las películas en las que le gustaría estar, o el por qué no se arriesgaría a saltar al cine en Latinoamérica.

No soy muy diferente a un albañil o al hombre que recoge la basura. Tengo un trabajo y me contratan para hacerlo, y voy a ser el mejor en esto. El mejor constructor de casas. Pero casi siempre tengo que considerar a mi familia en esto, pagar las cuentas, poner comida en el refrigerador, alimentar a mis mascotas. Soy padre de cinco niños y me gustaría darle a mi familia una buena vida“, explica seriamente.

Con un poco más de humor, agrega que “si le dices a tu familia ‘nos iremos a vivir al parque y esperaré a que llegue una gran película’, no se quedarían cerca. Vengo de una cuna muy humilde. Mis padres se divorciaron cuando tenía once años. Vengo de la nada y sé como esto, créanme. No soy un éxito repentino, me ha tomado mucho tiempo y no tengo interés de regresar a eso“.

Michael Madsen es un tipo que sabe de trabajo, ya suma más de tres décadas de carrera en las que ha participado de casi 200 filmes entre los que destacan “Perros de la calle”, “Kill Bill”, “Sin City” y la próxima a estrenar “The Hateful Eight”. Sin embargo esta entrega le ha pasado la cuenta en el mismo aspecto que más defiende: la familia.

Cuando estoy con mis hijos (durante su tiempo libre) me gusta andar en motocicleta, salir a nadar, me gusta leerle a mis hijos pequeños. Sólo poder estar juntos…”, comenta emocionado el actor. Con voz quebrada agrega que “creo que pasar tiempo con ellos es lo más importante de todo“.

Estar lejos de ellos es muy duro. Es una de las peores cosas de mi trabajo el no estar cerca“, confiesa Michael Madsen al borde de las lágrimas. 

(Tras disculparse, el actor se toma un minuto lejos del micrófono. Limpia sus ojos de las inconteníbles lágimas que brotan, rasca su nariz, respira profundo y prosigue… )

En una verdad diferente, pero relacionada a la cercanía con sus hijos, Madsen es consultado por las chances de participar en cintas de súper héroes tipo “Avengers”, por solicitud de ellos. Su respuesta es genial.

Bueno, Samuel L. Jackson a participado de estas películas. Estuvo en “Star Wars”. Me encantaría, pero no me suelen ofrecer ese tipo de personajes. Me encantaría estar en una película de Batman… dijo, podría ser Batman. Creo que sería un muy buen Batman, el mejor de todos“, lanza el actor acentuando su pastosa y profunda voz.

Con humor admite que probablemente lo llamarían para transformarse en el Huasón o Dos Caras. “Sería genial ser uno de estos villanos, pero por algún motivo que desconozco no me ofrecen este tipo de papeles. Pero aún queda tiempo por delante“.

 

La leyenda y los rostros que la gente olvidará

Los personajes de Michael Madsen son icónicos en el mundo del cine. No por nada fue reconocido como el segundo mejor villano de todos los tiempos por la revista Maxim, gracias a su rol de Mr. Blonde en “Perros de la calle”. Existen afiches de sus personajes, juguetes, figuras coleccionables, y una decena de productos relacionados a su imagen. Sin embargo el actor tiene los pies puestos en la tierra. Reconoce con humildad su legado, pero todo sigue siendo parte de su trabajo.

“Crecí mirando a Humphrey Bogart, Lee Marvin, Gregory Peck. Todos esos actores eran de una era diferente. Todos tenían algo especial. Una especia de nobleza. Cuando pequeño vi una película de Kirk Douglas llamada ‘Lonely and the brave’ y se quedó en mi mente. Ahí me di cuenta de lo que era, de el gran misterio de la actuación. Me di cuenta de que todo se trataba más de la personalidad del tipo que el pretender ser algo”, relata.

Con intensidad, explica que “amo contar historias y no hay otra forma mejor que hacerlo. Para mí una película es tan importante como las artes, la música, las pinturas o la escultura. Es un privilegio el participar en películas que son más grandes que yo. Pero creo que eso está cambiando. Está lleno cara bonitas que se hacen famosos muy rápidamente, con una o dos películas, y ninguno de ellos será recordado 10 minutos después”.

“Estoy un poco preocupado por eso. hay toda una nueva era que está apareciendo, orquestada por una máquina que produce billones de dólares, y no necesariamente quiero ser parte de eso. Pero si miras atrás, hay tipos como Marlon Brando tratando de enjuiciar a la industría y es solo se devolverá. En vez de hacer una diferencia se volverá en tu contra, y tendría que transformarme en un leñador. El punto es que no puedes andar caminando por ahí pensando que eres una estrella de cine. Esa es una idea muy peligrosa que te hará olvidar de donde vienes”.

 

por Mauro Canales

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo