Arroyo: "No aspiré toda la vida a llegar al prime"

Carmen Gloria ilustra su regreso al horario de la noche con "Usted decide", programa que revisa casos judiciales de relevancia junto a un panel de jueces de delibera y emite sentencia.

Por

La primera quincena de octubre CHV pone en pantalla un nuevo programa. “Usted decide” es el nombre de la apuesta que tiene a Carmen Gloria Arroyo en lo suyo, el ámbito legal. De las expectativas frente a este desafío y hasta del escenario judicial chileno habla en entrevista con este medio. 

¿Cómo es “Usted decide”?
-Es un estelar que hace tiempo venía dando vueltas en la mente de los nuevos ejecutivos de CHV, se estaba trabajando el formato con el equipo de “La jueza”. Esos son los dos fuertes que tiene el programa, que me dieron la tranquilidad para trabajar. Uno que era con mi maravilloso equipo y lo otro es que el equipo de recreación es el de Patricio Polanco, con el que trabajé hace nueve años en “Mi verdad”.

Un reencuentro…
-Exactamente, entre dos equipos a los que yo les tengo mucho cariño. Eso hace que las cosas sean más fáciles de trabajar. Vamos a hacer todo el intento porque salga el mejor resultado posible. Ya estamos grabando, estuvimos trabajando en las recreaciones, en la puesta en escena del programa.

¿Cómo es eso?
-Son historias judiciales reales que han ocurrido en nuestro país en los últimos años. Se recrea parte de la historia en los mismos tiempos en que va apareciendo la noticia. Por ejemplo, la de un homicidio. No se saben los hechos ni las circunstancias que desencadenan esto. Ahí uno inmediatamente empieza a juzgar en la casa. Y así como van surgiendo noticias distintas a lo largo de la investigación podemos empezar a entender cómo actúan los tribunales. Eso para mí es tremendamente aportador como programa porque muchas veces sabemos que una mujer mató a su marido en la calle. Terrible, se piden 20 años de cárcel y algunos quieren pena de muerte. Y después sabemos que el tribunal le dio ocho años. la gente se enoja y dice que los tribunales no funcionan. Y muchas veces en la investigación surgen atenuantes terribles o una legítima defensa donde van cambiando brutalmente las circunstancias que fueron la primera noticia, el primer impacto. Y ese recorrido es el que hacemos con la gente que nos está viendo y con el jurado que está en el estudio.

Que son ocho personas…
-Ocho personas. (Está María Teresa Balmaceda), a quien no vemos en la TV hace unos 15 años. Acá en CHV estaba con “Nosotras”. Está feliz. Hay mucha gente entretenida. Está Maxi Mellado, un chico bien alternativo, un médico. Es un jurado bien diverso.

La premisa es ser muy transversal…
-Claro. Y ver cómo estas miradas diferentes de la sociedad tienen que buscar un consenso porque finalmente son los ocho los que deciden el castigo más justo. Hay debates buenísimos. Imagina cuando uno les dice, “están obligados a llegar a una pena”. Y llegan. Eso lo deciden libremente. Después que eligen yo les explico. “Este delito era tal, la escala para este delito era esta…”, confronto su pena con la del tribunal. Y hasta ahora ha sido bastante coincidente. Sorprende cómo sabemos. Lo que falta es información. Con los primeros antecedentes ellos establecen una condena, se desarrolla la investigación y ellos establecen otra condena. Y cuando se les hace dirimir en conjunto, esa decisión que toman es muy parecida a la decisión del tribunal.

¿Son casos de mucha relevancia mediática?
-No tanto así. Hemos buscado casos que si bien fueron de mucha relevancia nacional, no han sido la noticia de la primera línea porque no queremos que haya una predisposición al juzgamiento ni que se adivine el final . Queremos que la gente haga el proceso con nosotros. No que digan, “este gallo era inocente”.

Cuando saliste del matinal (julio) te involucraste inmediatamente en este proyecto? ¿Cómo ves tu regreso al prime?
-Sí, inmediatamente. (Respecto) de mi regreso al prime, donde estuve con “Mi verdad”, el 2008… No sé, soy media rara, me da lo mismo si el programa va en la mañana. Mi felicidad tiene que ver con el programa que estamos haciendo, los temas. Llegar a la noche sí, tal vez estoy siendo súper poco agradecida de que sí es una oportunidad para mi equipo y la agradezco, pero para mí no es tema, no es que haya aspirado toda la vida llegar al prime.

Tu aspiración entonces, ¿con qué tiene que ver?
-Con hacer algo que me gusta. Siempre le doy la vuelta. Quiero que le sirva a la gente. Eso me encanta, la gente está más preparada para defenderse. Este programa va a ilustrar cómo funcionan los tribunales, cómo son las sentencias. Hay una sensación de injusticia y muchas veces no es que haya injusticia, sino que no se entiende cómo funciona. Y es otra la falla, a lo mejor la falla está en el proceso de rehabilitación que en nuestro país es igual a cero, en la intervención temprana. ¿Por qué hay niños de siete-ocho años delinquiendo? Porque no estamos preocupados de sacarlos del mundo donde están. Tenemos temas mucho más importantes que resolver que subir las condenas, que castigar públicamente a un juez sin saber el proceso que hay detrás. Creo que en este programa la gente lo va a poder entender.

¿Qué apreciación tienes tú de la justicia en Chile?
-Creo que la justicia en Chile, si bien hay delitos que no han sido estudiados con precisión para establecer penas mayores, como el delito de robo que tiene una pena de acuerdo a la especie robada, cosa que los delincuentes saben perfectamente… Pueden robar diez desodorantes porque conocen la pena, saben que no va a pasar nada. Saben que firman y no pasa nada. Pero hay otros delitos que tienen la pena justa, lo que no hay es rehabilitación, las cárceles son una escuela. Los jóvenes entran y salen. Tenemos uno de los índices más grandes a nivel mundial de gente encarcelada, pero no hay rehabilitación.

O sea…
-Es completamente ineficiente. Y es muy populista. “Voy a inaugurar diez cárceles nuevas para que la sociedad se sienta más segura”. No, no es la forma.

Y cuando escuchas estas promesas estilo “voy a terminar con la puerta giratoria de la delincuencia”, ahora estamos con el tema de los portonazos, ¿qué piensas de esto, de todas las promesas de campaña y las cosas que están pasando en Chile?
-Me dan rabia porque todos saben dónde están las fallas. Principalmente para mí en la reforma procesal juvenil la falla está en los centros de reclusión cerrados y abiertos que hay para los niños, para rehabilitarlos y redirigirlos en la vida. La falla grande está ahí. Siguen siendo los mismos centros del Sename con las mismas dificultades de hace 20 años. Mientras eso no cambie, va a seguir siendo lo mismo.

¿Dónde crees que está la génesis de este fenómeno? ¿Crees Chile es un país pobre? ¿Se venden ¿promesas de campaña?
– Porque son proyectos a largo plazo y los proyectos a largo plazo no le interesan mucho a los políticos porque los resultados los va a tener otro candidato. Va a dar sus frutos después de cinco seis años, cuando el político que lo (promovió) ya no va a estar. Para que se lleve las flores otro, ¿para qué? No le interesa.

Y respecto de la administración Bachelet, ¿cómo ves el manejo de la delincuencia?
-No ha habido grandes cambios en las reformas judiciales propiamente tal. Creo que una de las grandes expectativas de los abogados tiene que ver con la violencia infantil, los niños. Evidentemente hay cosas que ayudan, como la calidad en la educación, que todavía estamos discutiendo. Y en la medida que la gente tiene mejor calidad y mejor acceso a la educación, mejora también el nivel de delincuencia. Creo que lo que sí se ha producido durante este gobierno es la sensación de victimización. Si bien las cifras no son ostensiblemente más altas que años anteriores, es innegable que la sensación de la gente de ser víctima de un hecho dilecta hoy es mucho mayor, se siente más desprotegida.

¿Tú te sientes así?
– No, yo soy tremendamente relajada. Prefiero correr el riesgo que vivir preocupada. No he tenido una experiencia fuerte, si la tuviera probablemente mi sensación sería otra.

Volviendo al ámbito televisivo, el prime es un horario complicado…
-Creo que todos los horarios son competitivos. “La jueza” la ha pasado dura. Ha habido teleseries turcas, nacionales moda, todo. Nos ha costado sobrevivir el último tiempo. Y lo mismo es en la noche. Nadie puede darse por vencedor sin enfrentar la batalla, pero estamos con ganas de entrar en esta competencia. Ojalá nos vaya bien.

Es muy televisivo decir, “no veo el rating”, tú cómo enfrentas esta variable?
-Nooo, nosotros sí lo vemos. Sería una arrogancia decir que no. La televisión se mide por el rating, es un sensor que nos va diciendo qué le gusta y no a la gente. Si pensamos que algo es buenísimo y marca dos puntos, estamos mirando mal.

Saliste de la mañana y regresaste a la noche, ¿cómo ves ahora tu paso por el matinal? ¿sientes que fue bueno?
– Me encanta, en el matinal lo pasé muy bien. Me acomoda. Estuve dos años oficialmente como conductora, pero llevaba nueve ligada al matinal. Es un proyecto al que le tengo mucho cariño y del que guardo muy buenos recuerdos. Lo pasé bien, me acomoda el horario. Lo pasaba bien toda la mañana, siempre he tenido la costumbre de leer los diarios, no era un sacrificio.

Y si en dos años más todo cambia y te ofrecen un matinal, ¿lo aceptas?
– ¡Yo feliz!

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo