J.J. Abrams: "La idea de hacer "Star Wars" era aterrorizante"

El director de la séptima entrega de la saga, aborda su experiencia al mando de la megaproducción, un trabajo que, increíblemente en primera instancia, pensó rechazar. Hasta que entendió que debía poner su talento al servicio de la historia que acumula millones de seguidores alrededor del mundo.

Por


¿Cómo te involucraste en el proyecto?
-Conozco a Kathy Kennedy (presidenta de Lucasfilm) hace mucho. Me preguntó si estaría interesado en “Star Wars: el despertar de la fuerza”. Fue la llamada más increíblemente halagadora que alguien podría recibir. “Gracias pero no”, dije. Sentí que ya había hecho películas basadas en franquicias y no tenía ganas de volver a hacerlo. Y la idea de hacer “Star Wars” era aterrorizante en ese momento. Sentí que no era lo correcto, por todas las razones obvias. Además, mi familia había planeado un viaje todos juntos, y ya teníamos una idea bastante fija sobre lo que haríamos ese año. Luego Kathy vino a reunirse conmigo, lo que esperaba terminara en un cortés declinamiento de mi parte. Empezó a hablarme de todo lo que este film podría ser: la libertad creativa, y la idea qué pasaría con estos personajes que todos conocemos y amamos. Me habló sobre los próximos pasos y los nuevos personajes que serían el foco de esta historia. Cuando terminó la reunión le pedí que me diera tiempo para pensarlo. Mi corazón latía con fuera y mi mente estaba acelerada. Le dije a mi esposa que realmente quería hacer esto.

¿Qué es “Star Wars” para ti?
-Es gracioso. Todavía recuerdo la primera vez que leí las palabras “Star Wars”. Fue en una revista. Recuerdo ver las palabras, y decirlas en voz alta. Algo sobre ellas se sentía inusual. Fue antes que se estrenara, pero se me quedó grabado en la mente. Yo tenía 11 años, y cuando vi la película por primera vez, sentí que mi mente se expandía. Estaba repleta de corazón, romanticismo, optimismo, comedia, conflictos increíbles y efectos visuales que nunca antes había visto. Fue algo tan profundo. No sólo porque la película en sí era tan entretenida, si no por su mensaje: nada es imposible. No simplemente decía “puedes ser cualquier cosa que quieres ser”, también “hay una causa justa a la que unirse”; hay amigos en el mundo y te encontrarás con aliados; hay una majestuosidad que puede surgir de la simpleza y de las relaciones íntimas. Es una historia grandiosa acerca de un héroe inesperado y está contada con una imaginación extraordinaria. Cuando ves “Star Wars” es increíble lo bien que lo hicieron. No sólo la historia, los personajes, la selección de los actores, el diseño, la música, todo. Te das cuenta de que dieron en el clavo… IEstá hermosamente concebida y maravillosamente narrada. A mí, siendo un niño, me dejó boquiabierto. Era un mundo al que quería regresar inmediatamente.

¿Cómo fue trabajar con Lawrence Kasdan?
-Una de las experiencias más surrealistas y maravillosas. Es una de las personas más reflexivas, brillantes, consideradas, obstinadas, divertidas y colaborativas que jamás haya conocido. Es mi héroe. Si hicieran una subasta para poder trabajar con Larry Kasdan de esta forma, yo nunca dejaría de ofertar. Ahí estaría yo, trabajando en las escenas de Han Solo. Y Larry me diría, “Han no diría eso. No es algo muy Han”. Yo respondería “Está bien”. Y pensaría “Bueno, si alguien sabe sobre esto, es él. Él escribió a Han Solo en algunos de los mejores momentos de la historia cinematográfica”.

Algo que concita el gusto masivo de los espectadores es lo práctico que es el film, ¿Eso fue importante para ti?
-Sabía que no habría límites en el trabajo en este film, siendo una película donde los efectos visuales son tan protagonistas como los personajes, el estándar debía ser la autenticidad. Nunca he sido adepto de las películas que son creadas casi completamente por computadoras, donde la mayoría de la acción es en pantalla verde. No es que no se pueda hacer, y muchas películas lo han logrado muy bien, pero experimenté esa sensación que tuve cuando vi Star Wars siendo niño, donde todo era práctico y real. No había duda de que era físico, tangible, real. Lo sabías cuando veías la película. Cuando miras atrás y piensas en cómo lo hicieron… en algunos casos eran sets enormes, en otros era perspectiva forzada brillantemente ejecutada, usando la oscuridad para implicar el hangar de la Base Rebelde. Yo no lo sentí como ninguna otra cosa más que real. Así que sentí que era realmente importante, con las criaturas, con los sets, que los hiciéramos ver lo más reales que fuera posible. Cuando miras la película, sabes que es real.

¿Cómo fue recrear el Halcón Milenario?
– El Halcón Milenario es un personaje recurrente en la película, tanto como los actores. Es una sensación muy extraña volver a algo que conoces tan bien. Es como decir “voy a abrir esta puerta mágica” y, detrás está tu habitación de cuando tenías 9 años. Puedes entrar en la habitación, puedes sentirla, y olerla, y abrir cajones en tu escritorio y encontrar las cosas que tenías allí. ¿Qué habría en ese escritorio? ¿Qué habría debajo de tu cama? La sensación de que es tuyo, de que lo conoces. Cuando vuelves a él, tiene que verse exactamente como lo recuerdas. Tiene que ser lo que conoces. nos aseguramos de recrear el Halcón Milenario lo más posible. Tuvimos un equipo asombroso. El tamaño de la cabina se expandió, la escala de la nave se agrandó en la segunda película. Nos dimos cuenta de que se estaban haciendo grandes cambios en los elementos que creíamos que eran canon. No puedes hacer lo que ellos hicieron si te apegas a la forma en que eran las cosas antes. Si algo necesita ser ajustado, hazlo. Pero, estéticamente, no puede verse ni sonar distinto a la nave que conocemos. Se invirtió una cantidad increíble de tiempo en hacer que la nave sea como la que conocemos.

¿Qué te hizo elegir a Daisy Ridley?
-No quería a alguien que fuera reconocida, que hubiéramos visto en otras películas. Encontrar a alguien que nadie conociera, y que pudiera hacer todas estas cosas, nos tomó mucho tiempo. Afortunadamente, teníamos a Nina Gold y Theo Park en Inglaterra y a April Webster & Alyssa Weisberg en Estados Unidos trabajando para ayudarnos a encontrar a esta persona. Fue una larga búsqueda, como debía serlo. Vimos a algunas personas muy buenas, pero no fue hasta que encontramos a Daisy que supimos haber encontrado la persona capaz de hacer la parte dulce, ligera; tiene una sonrisa grandiosa. Es hermosa. Pero puede hacer las partes enérgicas, y también las rudas y las emocionales. Tiene una ferocidad apretando sus dientes con una fuerza primitiva. Por un lado es muy accesible y delicada, y nueva e inocente; y, al mismo tiempo, es increíblemente sabia. Y salvajemente ruda. Lo que puede hacer no tiene límites.

¿Qué puedes contarnos acerca de John Boyega en el rol de Finn?
-El nombre de John surgió desde el principio. Se sugirió cuando estábamos hablando sobre las historias de fondo de estos personajes. La idea de que había un hombre debajo del uniforme que se convirtió en uno de los personajes principales de la película y uno de nuestros héroes centrales, era muy interesante. La única vez que habíamos visto a personas en los uniformes de Stormtroopers fue cuando Luke y Han se los ponen para salvar a Leia. Lo sentimos como el comienzo de algo grandioso. Ya sea que fuera un espía o un traidor, sabíamos que era una entrada emocionante a ese mundo. Inmediatamente supimos que nunca antes se había visto. Lo otro que me gusta mucho es que le habla a quien eres debajo de la máscara; tener a un Stormtrooper como protagonista te conecta con la idea de quiénes son estas personas debajo de sus máscaras. Todos los nuevos personajes están enmascarados cuando los conocemos por primera vez; Kylo Ren tiene una máscara, Rey tiene una máscara la primera vez que la vemos. Y también Finn.

Gentileza / Cinecolor

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo