Marco Antonio Solís despertó al euforia del Monstruo en la jornada inaugural de Viña 2016

El ídolo mexicano encendió un masivo karaoke en la Quinta Vergara y se alzó como el primer gran triunfador de la presente edición del Festival.

Por

Sigue a Showbiz en nuestro Fan Page

Devoción. Esa es la palabra que mejor describe el sentir de las fanáticas de Marco Antonio Solís, quienes en la jornada inaugural de Viña 2016 demostraron todo su fervor por el artista que se llevó las primeras dos Gaviotas del certamen al que abrió los fuegos.

Cuando el reloj marcaba las 22:20 horas, un video con imágenes exclusivas de la llegada de Marco Antonio Solís encendió el ambiente para recibir en la Quinta Vergara al astro mexicano que, siete minutos más tarde, ingresó a escena y desató el fervor de sus “damitas”, como llama con cariño a sus fanáticas.

Al son de “Sin pensarlo”, en compañía de su banda y una orquesta de cuerdas, Solís dio inicio a un show coreado de principio a fin que continuó con “Cuando te acuerdes de mí” y “Si te pudiera mentir”. En este tema, el artista tuvo su primer acercamiento real con una seguidora de palco que le regaló la bandera chilena y, a cambio, se ganó un beso.

Tras saludar a las “gorditas”, “flaquitas”, “grandotas”, “chaparritas”, “rubias” y “morenitas”, estas últimas en alusión al tema del mismo nombre, complementó su look de traje negro y chaqueta brillante con un gorro propio del “tex mex” que uso también para interpretar “La venia bendita”.

Cuando el reloj se acercaba a las 23 horas y en el escenario sonaba “De mil amores”, no sólo el Monstruo se había rendido a los pies del mexicano, sino que también los televidentes que le otorgaban a esa hora 34 puntos de rating (20 cifras más que Mega, TVN y Canal 13 con 11, 9 y 10 unidades en dicho minuto, respectivamente).

Con “Tú me vuelves loco” hizo gala de su talento en la percusión, para luego, al son de “Donde estará mi primavera”, provocar la euforia de un público femenino que lo acompañó a voz en grito.

“Tu cárcel”, “O me voy o te vas” y “Sigue sin mí” fueron parte del set list que a las 23:30 horas trajo una especial sorpresa dedicada a Chile: La interpretación de “Yo vendo unos ojos negros” en compañía de un grupo de bailarinas de cueca.

“Cada vez que vengo a Chile se alegra mi corazón y cantarles aquí en Viña es mi más grande misión”, entonó al ritmo de la citada canción, con una bandera chilena usada como bufanda. Ahí, la ovación fue total.

Tras este tema vino la primera pausa al show, necesaria para que los animadores le entregaran, a petición del público, la Gaviota de Plata.

La presentación continuó con “El perdedor”, tema interpretado a dúo con Enrique Iglesias (que solo se hizo presente con su voz grabada), y “Mi eterno amor secreto”, la que dio paso a un nuevo “break” en el que se adjudicó la presea de Oro.

En la hora del adiós, ante un público en llamas, Marco Antonio Solís se despidió con dos clásicos que ya tienen tintes de himno, “Si no te hubieras ido” y “Más que tu amigo”, cerrando con broche de oro un show redondo que dejó la vara alta para las próximas seis jornadas de Festival.

VIDEO Marco Antonio Solís desató delirio en primera noche de Viña 2016

Por Karen Cordovez / PUB 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo