Wisin encendió la fiesta en la obertura de la última noche de Viña 2016

El astro estadounidense hizo bailar desde la galería al palco con su larga lista de hits. El reggaetón más clásico se hizo presente en la Quinta Vergara y él, pese a su evidente playback, se llevó todos los premios.

Por

Con energía desbordante y mucho, mucho baile, Wisin tuvo un triunfal regreso al Festival de Viña en la última jornada del certamen que promete ser una fiesta que se extenderá hasta la madrugada.

 

La presentación del “Sobreviviente” comenzó a las 22:15, cuando el músico apareció en escena en medio de su cuerpo de baile y al son de “Que se sienta el deseo”, tema grabado originalmente junto a Ricky Martín que esta vez, obviamente, entonó en solitario.

 

Un corte en el audio en esta primera canción, que duró una fracción de segundos, dejó claro que el artista estaba haciendo “over playback”, pero eso en la Quinta Vergara poco importó. El Monstruo hace rato que perdona ese tipo de detalles que en los ochenta y noventa podían costarle caro a quien osara a hacer eso en el Festival.

 

“Baddest girl in town” y “Si lo hacemos bien” encendieron el ambiente, cuando la otrora concha acústica ya se había transformado en una gigantesca pista de baile.

 

Desde el palco le regalaron una bandera chilena que el artista recibió con emoción, afirmando que “significa mucho para los artista”. Enfundado en nuestro emblema patrio, se emocionó cuando el público lo interrumpió coreando a voz en gritó su nombre.

 

Guardó silencio unos minutos para luego traer al escenario uno de los clásicos que popularizó junto a Yandel: “Ahora es”.

 

“Vamos a bailar reggaetón del bueno”, señaló entusiasmado el estadounidense antes de interpretar “Heavy heavy”, otro de los éxitos que han marcado su carrera en solitario.

 

Uno a uno fueron pasando los hits y la gente no paró de bailar ni por un instante. El frío reinante en Viña del Mar no se sentía en la Quinta.

 

“Hoy aquí quiero hacer historia. El mundo entero va a saber cómo la gente lo hace”, dijo antes de pedirle al público que levantara sus celulares, recurso siempre utilizado por los exponentes de este género, pero en este caso muy justificado ya que fue para presentar otro hit de antaño, “El teléfono”.

 

“Los Cadillacs”, reggaetoneros venezolanos poco conocidos en nuestro país, fueron invitados a escena por el autodenominado “Sobreviviente” para cantar juntos “Me marcharé”. Aplausos para los debutantes y a seguir con el show.

 

“Mírala bien” y “Acércate a mí” aparecieron en el set list antes de la primera pausa a su presentación; pausa en la que, como era de esperar, se le entregó la Gaviota de Plata.

 

“Mayor que yo”, “Noche de entierro” y “Rakata” encendieron el “bis” que cerró con Gaviota de Oro, antes de retomar su presentación al son de otro hit reggaetonero: “Noche de sexo”.

 

“Saludos a la alcaldesa hermosa. Me encantas… Muchas bendiciones para ti”, le dijo Wisin a Virginia Reginato antes de dedicarle a todas las mujeres “Nota de amor”, un tema romántico que grabó junto a Daddy Yankee y Carlos Vives.

 

En el epílogo, el “party”, como dijo Wisin, se prendió con “Algo me gusta de ti”, “Quiero contigo” y “Adrenalina”, su último gran éxito coreado y disfrutado por un público que cruzaba los dedos para que Don Omar llegara al país, cosa que finalmente ocurrió.

 

Karen Cordovez

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo