Pese al atraso, Don Omar alcanzó a llegar a Viña y cerró con una gran fiesta el Festival

Por

 

Parecía que no llegaría a tiempo a Viña del Mar, pero tras un día completo de viaje Don Omar lo logró y subió al escenario de la Quinta Vergara para despedir la edición 2016 del Festival con una verdadera fiesta.

El astro del reggaeton, que en un principio estaba programado para la apertura de la última jornada, apareció en el escenario a las 2:30 de la madrugada tras mantener en vilo, durante muchas horas, a la producción del certamen. Y es que una demora en uno de sus vuelos de conexión atrasó su arribo al país. Tanto, que el puertorriqueño llegó a Chile sólo dos horas antes de subir a cantar.

Una vez que se plantó en escena, temas como “Conteo”, “Salió el sol” y “Dale don dale” encendieron al Monstruo, ansioso de “perreo” desde que Wisin dijo adiós, solo unas horas antes, en el inicio de la noche.

“Gracias por esperarme”, le dijo el músico a su público, los mismos que explotaron al son de “Cuéntale”, uno de los muchos clásicos que protagonizaron la primera parte del show del también actor, quien conformó un set list Ideal para hacer corear al respetable y echárselos al bolsillo sin problemas.

Tras varios hits, a las 3 de la madrugada no había duda que la Quinta se había transformado en una gran pista de baile. El público, de galería a palco, disfrutaba de una presentación cargada de energía que los animadores, Carolina de Moras y Rafael Araneda, decidieron destacar en escena. Y es que no cualquiera se subía a cantar después de 24 horas de viaje.

Después de la intervención de los anfitriones, “Diva virtual” y “Nena que bien te ves” figuraron en la segunda parte del show de Don Omar antes de que bajarán las Gaviotas en medio de aplausos y vítores.

“Yo quiero vivir y morir siendo tan real como soy todos los días. Desde hoy y haga el último día de mi vida le estaré agradecido al Festival de Viña”, declaró emocionado el puertorriqueño,  en el epílogo de un concierto que llegó a su fin con “Danza kuduro”.

El cierre fue perfecto, a lo grande y ante una Quinta repleta. Sin embargo, el público quedó con gusto a poco y exigió por más de 10 minutos el regreso de un artista que jamás volvió, pues el telón ya se había bajado y Viña 2016 había dicho adiós.

 

Por Karen Cordovez/PUB

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo