Eagles of Death Metal exorciza los fantasmas de los atentados con encendido show en Lollapalooza

El grupo que protagonizó los traumáticos hechos de noviembre de 2015 en París, se matriculó con uno de los números más animados en lo que va de festival. Sólo los DJs en la Arena rivalizan en ese apartado.

Por

Sigue a Showbiz en nuestro Fan Page

Aunque cuentan con una base de seguidores y admiradores en nuestro país, lo cierto es que Eagles of Death Metal arribaba a la versión 2016 de Lollapalooza respondiendo a una tipología de banda que este año abunda: Ésas con que el grueso de la audiencia, los menos melómanos, se preguntan quién demonios son o si deberían conocerlos.

Pero lamentablemente, en noviembre pasado la situación cambió de forma radical para ellos. Y sí, “lamentablemente”, porque los fundados por Josh Homme (Queens of the Stone Age) fueron protagonistas de uno de los peores atentados ocurridos en el último tiempo, cuando un grupo de fundamentalistas islámicos atacó el teatro Bataclan de París, mientras se presentaban. El fin de la historia es estremecedor: Cerca de 90 jóvenes murieron asesinados.

A todas luces, el hecho debería quedar como un agudo trauma para quien lo protagonice, pero quizás como una forma de no torcer la mano ante el terrorismo, o hasta de homenajear a las víctimas, los norteamericanos continúan en su habitual senda de divertimento y desparpajo, tal como demostraron hoy, en su turno en Parque O’Higgins.

Bajo un sol abrasador, los liderados por el carismático Jesse Hughes lograron encender a cerca de cinco mil personas que se agolparon a los pies del escenario, mientras otras tantas veían la presentación desde diversos puntos del Parque.

La fórmula para ello es la de un rock clásico, que desde claves algo más lúdicas remite a los padres fundadores del género, y a quienes luego le dieron vida en la década de los 70.

Pero si de encender al público se trata, un capítulo aparte merece lo sucedido hasta ahora en el Perry’s Stage (Movistar Arena), donde los DJs han desatado multitudinarias fiestas, ratificando que la EDM es, sin contrapesos, uno de los géneros que domina hoy entre el público veinteañero, fuera del ámbito latino. DJ Who en la largada y Jack Novak después, dieron prueba de ello con canchas cerradas, repletas de público con ánimo de fiesta al son de la electrónica.

En el escenario Acer, en tanto, The Joy Formidable destapó ante escaso público una de las propuestas más interesantes de esta edición, mientras en Kidzapalooza músicos de Los Jaivas como Juanita y Claudio Parra, acompañaron en el cierre la presentación de los novatos School of Rock.

Calentando los motores

Antes de la presentación de la banda estadounidense, la cantante nacional Javiera Mena hizo bailar al público juvenil de Lollapalooza, quienes se agolparon en el escenario Itáu la tarde calurosa del sábado.

En un estilo similar a lo presentado en el Festival de Viña 2016, a las 14:00 partió puntual su show marcado por las luces de neón, una banda conformada solo por mujeres y su prolijo cuerpo de baile, las cuales cambiaron de look durante toda la presentación.

La artista se dio licencias como saludar a sus primos, los “mena” e interpretó éxitos como “Otra era”, “La Joya”, “Sincronía Pegaso”, el cover de “Yo no te pido la luna”, “Espada” -donde bailó con espadas de star wars”-, “Luz de piedra luna” y volvió su antiguo sonido de la mano de canciones como: “Esquemas Juveniles”.

Por Sebastián Cerda y Macarena Carrasco

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo