Director de "Talión", la nueva apuesta del cine chileno, entrega detalles de la cinta de suspenso

Por

 

Dirigida por Martín Tuta, “Talión”, que significa “pena que consiste en hacer sufrir al delincuente un daño igual al que causó”, estuvo lista luego de 6 años de arduo trabajo en que todo el elenco, que completa Claudia Pérez, Alejandro Trejo, Tiago Correa, Luis Dubó, Manolo Cruz y Ramón González, investigaron sobre el tratamiento que la sociedad chilena le da al tema del abuso sexual infantil.

“Cuando comenzamos con el proyecto investigué bastante, y me encontré con cifras muy duras, como que cada 20 minutos se abusa un niño en Chile, o que el 82% de los abusos los hace un conocido, un familiar o un cercano, y me di cuenta que no existe justicia en torno al tema”, cuenta a Publimetro Martín Tuta.

Motivado por acabar con esa dura realidad, Tuta buscó crear una película que “visibilice el drama que sufren los niños que son víctimas de este tipo de abusos y también de mostrar las repercusiones que hay las familias”.

Además, agrega que “como comunicador me quise hacer cargo de la sociedad en la que estoy, y me di cuenta que muchas veces no se habla del abuso a menores por miedo”.

-¿Miedo a qué?
-Todos tenemos que hacer algo para que esto no pase más. A partir de todo lo que he visto creo no se habla de pedofilia por miedo o por culpa. Miedo a no saber cómo reaccionar cuando esto pasa, y culpa porque un padre sabe que cuando le abusan un hijo la mitad de la culpa es de él, y cuesta hacerse cargo de eso. Puedo estar equivocado, pero esa es mi teoría.

-¿Cómo se lleva a la pantalla grande un tema tan delicado como el abuso sexual?
-La historia principal es la unión de muchos casos investigados, así que todo tiene mucha verosimilitud. Nosotros leímos mucho, investigamos mucho, trabajamos con un ex funcionario de la PDI, con periodistas, con fundaciones que ven el tema del abuso sexual infantil. Nosotros queríamos que la película fuera lo más real posible. Un día, por ejemplo, me pidieron que cambiara conceptos policiales que no se entendían, pero no lo quise hacer, porque todo tenía que ser lo más real posible para mostrar la realidad tal cual es.

-¿Qué buscas con la película?
-A pesar de que a uno como director no le gusta decir que su trabajo sea educativo, quisimos hacer una película que visibilice el tema de forma educativa. No sacaba nada con hacer algo que solo critique, por eso decidimos narrar la historia de “Mirubín”, un tipo que toma la justicia en sus manos.

-Pero la historia del cine está llena de justicieros…
-Sí, tienes razón, no es algo novedoso. Pero la diferencia radica en que este justiciero actúa sobre personas que todos podemos pensar que son malos, entonces es un justiciero que, haciendo algo malo, se puede volver un héroe. Además, abre la interrogante de cómo la sociedad apoya a una persona que aplica la justicia con sus manos, y también busca acabar con muchos mitos.

-¿Cómo cuáles?
-En la película se habla de cortarle el miembro a los violadores, y eso no sirve, ahí no está el problema, el problema está en la cabeza del tipo.

-El abuso sexual es un tema universal, ¿pretendes exportar la cinta?
-Ganamos un festival en Santa Bárbara en el que competimos contra “El Clan” y “El abrazo de la serpiente”, y ganamos. Ahí te das cuenta que es una película de exportación, porque se entiende en todos lados.

-¿Qué fue lo más complejo en todo el proceso?
-El rodaje. A mí me gusta que todo me guste, y eso me costó. Además, en el proceso de investigación, muchas veces tuve que cerrar los ojos por ver cosas demasiado fuertes, pero en la película eso no pasa. Estás todo el tiempo atento a los detalles, aunque claro, la recomendación viene de bastante cerca, por eso creo que deben verla jajajaja.

 

Por Felipe Salinas/Pub

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo