Belén Soto y su regreso a las teleseries en "El Camionero": "Me han visto crecer en TV"

Por

 

“Mi personaje es una niña muy dulce, que nunca ha vivido su primer amor, que nunca ha estado con un hombre y que tampoco ha dado su primer beso”, dice Belén Soto para describir a Alejandra Sanhueza, su papel en la nueva teleserie vespertina “El Camionero” de TVN.

La producción marca el retorno a la pantalla chica de Soto, a tres años de su participación en “Dos por uno”, y lo hace con un rol muy distinto a la rebelde Rafaela de aquella ficción.

“Alejandra es como la ‘santita’, pero tiene una yunta, que es el personaje de Denise (Rosenthal), y con ella hacemos todas las locuras y nos tomamos la parte juvenil de la historia. Mi rol es más retraído, pero el de Denise la lleva por el mal camino, busca que sea más rebelde, que conquiste y hasta le cambia el look”, cuenta.

Su papel tomará vuelo tras la aparición en su vida de Sebastián Cienfuegos -interpretado por Matías Assler-, quien se robará su corazón.

“Que suerte que Matías me conquiste, que suerte que sea él”, dice entre risas Belén Soto, confidenciando que “con el ‘Mati’ hacemos una muy buena dupla, tenemos una muy buena relación, tenemos mucha química y eso facilita el trabajo”.

En el marco de las grabaciones de “El Camionero”, la joven actriz se reencontró María Elena Sweet, quien fuera su madre televisiva en su debut actoral, cuando tenía sólo nueve años.

“A ella no la veía desde ‘Papi Ricky’, y cada vez que nos encontramos nos recordamos de esa época. Cuando nos topamos por acá ella me trata de hija y yo de mami, y nos reímos mucho, y eso es buenísimo ya que en la actuación se trabaja con las emociones, entonces es clave la buena onda en el grupo y trabajar con gente que a uno le encante”, confiesa  Soto, de hoy 19 años.

A lo largo de los años hemos visto desaparecer de pantalla a muchos niños actores. ¿Cuál ha sido la clave para mantenerte trabajando?
-Siempre he dicho que hay que ir lento, pero seguro. Creo que nunca hay que apresurar las cosas o creerse algo que uno no es. En mi caso, me tomé algunos años para terminar el colegio como correspondía y después, el año pasado, hice teatro, y comencé a trabajar en la película (“Prueba de actitud”) y entonces surgió la propuesta de “El Camionero”. Yo agradezco estas oportunidades que me permiten seguir trabajando… y no sé si hay un secreto para poder mantenerme en esto, pero creo que la humildad es clave, mostrarse tal cual uno es, y ser transparente.

¿Sientes que, a pesar del paso del tiempo, no has logrado quitarte la etiqueta de “la niña de ‘Papi Ricky"”?
– A ver, es un hecho que la gente aún me recuerda por mi rol en ‘Papi Ricky’ (interpretaba a Alicia Montes), pero no lo veo como algo malo. El público me han visto crecer en la “tele”…, mucha gente cuando me ve me dice “tu cara me parece conocida”, y no es malo que me reconozcan por eso, esa fue mi primera teleserie y eso no se olvida.

¿Qué es lo más difícil de ser una actriz conocida?
-No sé que es lo más difícil, pero en las redes sociales hay muchas críticas sin filtro…, muchos dicen tantas cosas que yo me pregunto, ¿si estuvieran en frente dirían lo mismo?, y eso no lo sé. Por lo mismo hay hay que tener mucho más cuidado siempre.

¿Qué otros planes tienes en mente, además de la teleserie?
-Estoy feliz haciendo lo que me apasiona, que es actuar, pero también estuve haciendo clases de teatro en la Universidad Católica, en un taller para niños y adolescentes, y todo ha salido muy bien. Tal vez eso se repita este semestre, y ojalá que así sea porque fue una buena experiencia y recibí muy buenas críticas. 

Karen Cordovez y Felipe Salinas/PUB. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo