Actor tras Bowie cuenta cómo construyó al genio musical en nueva incursión teatral

El espectáculo se estrena mañana y tendrá funciones hasta el próximo 30 de octubre.

Por

Síguenos en Twitter: 

Tras la muerte del camaleónico David Bowie, el pasado 10 de enero, era cuestión de tiempo que una producción de proporciones importantes llegara a la escena nacional para así intentar, al menos, reflejar lo que fue la vida del artista.

Esa es la intención de “Bowie, el musical”, montaje de la compañía Cultura Capital, la misma que estuvo detrás de “Cerati, nada personal”, “Mercury, la leyenda” y “Paul and John”.

El espectáculo, que está planteado como un concierto teatral, será presentado en el Teatro Municipal de Las Condes y tendrá funciones de jueves a domingo, comenzando mañana y permaneciendo en cartelera hasta el 30 de octubre.

“Bowie, el musical” se sitúa en el año 1969, justo cuando David Bowie acaba de lanzar su icónico tema “Space Oddity” y fecha en la que, días después, el hombre llegaría a la luna. Por lo demás, en aquel entonces el artista estaba a punto de casarse con su primera mujer, Angela Barnett y compartía sus días en la habitación de una mansión junto a Lou Reed y Cocó Schwab, entre otros desatados amigos.

El musical, que aborda estas amistades anteriormente mencionadas, lo hace junto a un elenco que a su vez, también son amigos y se conocen hace años. El rol principal es interpretado por Gabriel Urzúa, quien también fue John Lennon, en otro musical de la compañía. El actor compartirá escenario con Gabriel Cañas, quien interpreta a Reed, mientras que el rol de su mejor amiga en la ficción (pero también en la vida real), Cocó Schwab, está a cargo de actriz Daniela Castillo. La incorporación más reciente del elenco es Carmen Zabala, quien hará la versión más conflictiva, histérica y caótica de Angie.

Las escenas del montaje teatral se van conectando a través de 14 canciones de David Bowie, entre las que destacan “Ashes to ashes”, “Space Oddity”, “Walk on the wild side”, “Fame, “Héroes”,  y también contemplan 2 temas interpretados por Lou Reed (personificado por Cañas). Además, sin mayores pretensiones en escenografía, pero sí poniendo todos los esfuerzos en la iluminación y en la impresionante caracterización de David Bowie, el show propone algo distinto a lo que se suele ver en ese escenario.

El trabajo para montar esta obra comenzó en marzo de este año y los sacrificios han sido importantes para su protagonista. Según cuenta Urzúa, decidió teñirse de rubio, revisó todo lo que se había escrito de Bowie y vio los documentales que fueran necesarios para encarnarlo de la mejor manera.

“Sentí que tenía que arrojarme mucho más a la música y ha sido difícil. Creo que a esta altura, tengo mucho mejor trabajada la parte musical que la actoral. Ahora tengo que afinar los últimos detalles. Aunque pensaba que la actuación iba a ser más fácil, ahora se me dio vuelta un poco el asunto”, comentó Gabriel Urzúa ad portas del estreno del musical.

Castillo, en tanto, tiene la tarea de conseguir interpretar lo que pasaba en la vida de Cocó Schwab y las posibles incursiones amorosas que tuvo con el cantante. Si bien ella era su mejor amiga, su alma gemela, e incluso se la ha reconocido por medios internacionales como la secretaria del cantante, la relación que entablaron la llevó en múltiples ocasiones a ser considerada la amante.

Sobre la forma en que la amiga de Bowie era el eje de lucidez en los años más delicados del artista, producto de los excesos que vivía día a día, Castillo indica que “como de ella no hay mucha información, el texto proponía un personaje que viene a poner los puntos sobre la ‘i’. Es una construcción muy inteligente ya que ella es una mujer que sabia cómo estar y desde dónde estar, sabiendo tomar buenas decisiones al respecto”.

La escritura y dirección de “Bowie, el musical” está a cargo de la joven actriz Emilia Noguera, quien sobre este proyecto señala que “como dramaturga el desafío es escribir una obra que de cuenta de la vida de un artista, músico, y actor, conocido y respetado a nivel mundial, y acercarlo al público nacional par que éste se pueda identificar y emocionar con él”.

Los matices, los colores y las confusiones que tenía David Bowie en su vida, sobre todo cuando decidió construir a Ziggy Stardust, su alter ego travestido que finalmente acabaría por volverlo loco y superarlo, se verán en esta original propuesta que plantea desde la honestidad una aproximación al vínculo de la audiencia con el cantante, o bien profundizar una relación estrecha que el mismo tenga hace años. 

Valentina Pizarro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo