Si hubiera sido al revés, condena habría sido distinta: sigue la polémica en Argentina por juez que declaró inocente a profesora que tuvo hijo con alumno de 14 años

Comenzaron a tener relaciones cuando el menor tenía 13 años, pero el magistrado determinó que era “maduro sexualmente”.

Por Camilo Henríquez

La polémica se desató en Argentina luego de un fallo judicial que absolvió a una profesora luego de que esta tuviera un hijo con su alumno de sólo 14 años.

Los hechos se remontan a algunos años atrás cuando la joven comenzó a hacerle clases particulares a un menor de 13 para costear sus estudios de pedagogía.

"Fuimos a mi habitación. Tenía 13 años, fue mi primera vez”, dijo el menor en el juicio, señala Clarín.

Los encuentros íntimos continuaron por varios meses y finalmente todo salió a la luz cuando la joven quedó embarazada. Cuando nació la hija de ambos ella tenía 23 y el adolescente 14. Los padres aceptaron la relación e incluso la mujer se fue a vivir a la misma casa.

Pero todo llegó “a su fin” luego del término de la relación. La profesora se fue de la vivienda y los padres del menor la denunciaron por estupro, apunta el medio transandino.

Finalmente llegó a tribunales debido a la disputa por la pensión alimenticia y las visitas. Ahí la mediadora informa que el padre es un menor de edad y la madre es 9 años mayor, por lo que pasa a la justicia penal.

El fiscal Martín Scataregi, que llevó la acusación contra la profesora, aseguraba que se trataba de “abuso sexual agravado” e incluso llegó a pedir el arresto.

Sin embargo, todas las peticiones de la fiscalía quedaron en nada luego de la resolución del magistrado Armando Martínez, el que argumentó su decisión señalando que “los adolescentes de entre 13 y 16 años pueden prestar consentimiento siempre y cuando no exista aprovechamiento por parte del mayor… y pudimos comprobar que había madurez sexual del adolescente”.

Tras conocerse el falló que absolvió a la profesora se desató un duro debate, más aún cuando se conoció que las pericias psiquiátricas contradecían el argumento de la “madurez sexual” entregada por el juez.

Estas determinaban que el menor “no contaba con la madurez emocional y física" y que además “se encontraba en situación de vulnerabilidad”, por lo que podía ser “fácilmente influenciado”.

Scataregi fue uno de los más duros tras la resolución, ya que dijo que la profesora “sedujo” a su estudiante y aseguró que si hubiera sido al revés, en un caso en que un maestro hubiera tenido relaciones con una menor de 13 años, la sentencia habría sido condenatoria.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo