Ketchupfilia: el curioso fenómeno de la gente que le echa kétchup prácticamente a todo

Nota dedicada a mi hermano que padecía de esto, lo que me provocó una ketchupfobia irreparable.

Por Christian Monzón

En los completos, las papas fritas, los "sánguches" o en las sopaipillas. En estos productos es normal ver que las personas le echen kétchup, esa especie de salsa de tomate condimentada que la mayoría de la gente tiene en sus refrigeradores o que están en las mesas de las fuentes de soda.

Sin embargo, hay gente que también agrega esto a cosas como el arroz, el puré, las ensaladas o incluso las sopas, en un extraño fenómeno que ahora es conocido como la "ketchupfilia".

La revista española Vice realizó un artículo referente a esta curiosidad en donde entrevistaron a personas que se reconocen ketchupfílicos, y son capaces de comérsela a cucharadas.

Geno, un publicista de 25 años, admitió que le echa kétchup a los "espaguetis blancos (cosa que la gente se vuelve loca porque se espera que le pongas tomate PERO SE OLVIDAN QUE EL KÉTCHUP ES EL MEJOR TOMATE), brócoli y también le pongo a las ensaladas y a todo lo que sea excesivamente sano. Hago rollitos de pavo rellenos de kétchup y también lo echo en esas tortitas de arroz".

Sobre los motivos de por qué aplica esta salsa a los platos, indica que "creo que no me gusta tanto la comida como el kétchup y por eso se lo pongo. Pero esto lo empecé a hacer, tenía que vencer la depresión del día".

Rocío (24) afirmó que sus problemas de este tipo comenzaron cuando "de pequeña mi madre trabajaba para una familia elegante. Allí había una niña que solo comía lentejas si le ponía kétchup, lo aprendí de ella. Pero en Perú el kétchup era caro así que solo lo podía comer de esa manera cuando iba a la casa sofisticada esa".

Y después, cuando podía costeárselo, siguió con esta tradición. "Cuando llegué aquí empecé a comer las lentejas con kétchup otra vez, desatadísima, en plan lentejas, arroz y kétchup, todo combinado. Eso sí, las lentejas tienen que estar cocinadas pero sin el caldo ese que le dejáis aquí en España".

Por último, Alex es publicista, tiene 23 años y por decisión mía solamente pondré un extracto de lo que dice ya que raya en la estupidez. La comida que más le gusta con kétchup es "probablemente la pizza hawaiana". La peor combinación posible de la historia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo