“Despreciable y repugnante”: juntó sus heces durante dos meses y armó una bomba casera para rociar la casa de un ex amigo en un acto de venganza

Le salió bien cara la “gracia”.

Por Camilo Henríquez

La venganza es un plato que se sirve frío. Quizás por eso Geoffrey Holroyd-Doveton esperó dos años y medio para tomar revancha de un ex amigo y para hacerlo se le ocurrió una forma realmente asquerosa.

El hombre de 75 años se había separado de su esposa hace cerca de 30 meses, y aseguraba que Donald Wicks le había “arruinado su vida” porque había “contribuido a la ruptura de su matrimonio”, indica East Anglian Daily Times.

Por su puesto la amistad se arruinó, no se vieron más, pero Geoffrey nunca olvidó, por lo que preparó durante años su venganza y la "llevo a cabo" durante los últimos dos meses.

Según la fiscal Lesla Small, el anciano juntó durante 60 días sus propias heces en un balde y armó una bomba casera para “atentar” contra la casa de Donald.

Mientras su ex amigo se encontraba de vacaciones, Geoffrey tomó su auto, condujo durante la noche para llegar a la vivienda de Donald y logró meter la bomba dentro de la casa por la rendija donde se reciben las cartas.

Ahí la accionó y comenzó a rociar excrementos por todo el interior. La puerta, las escaleras, el pasillo y hasta una pared en el fondo quedaron impregnadas con la maloliente preparación.

El plan de Geoffrey, eso sí, fue descubierto por una cámara, la que grabó su accionar, por lo que terminó por declararse culpable en una corte, la que lo sentenció a 80 horas de trabajo comunitario, a pagar más de 5.000 dólares para reparar la casa y además emitió una orden de restricción.

Donald dijo en la corte que la venganza fue “despreciable y repugnante”, y aseguró que el hecho lo había puesto muy ansioso por lo que le costaba dormir, ya que sintió que su espacio personal y su casa “habían sido invadidos”.

Por su parte, uno de los magistrados dijo que la venganza fue una “ofensa bastante horrible” y que era una de las cosas más malas que había visto en sus 30 años de trabajo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo