Ni cortitos de licor ni sopaipillas: lo que no hay que consumir para pasar el frío

Pero las sopaipillas son tan ricas.

Por Nathaly Lepe

Hace frío y los carritos de sopaipillas están más llenos que nunca. Es que esta masa frita  con zapallo es uno de los favoritos del invierno y no hay quien no piense en ellas apenas caen unas gotas pero, ¿son realmente útiles para hacerle frente al frío?

Según la académica de la carrera de Nutrición y Dietética de la U. San Sebastián, Daniela Marabolí, la respuesta es claramente no. “Si bien la grasa corporal puede ayudar a controlar la temperatura, al consumir alimentos calóricos no se genera una respuesta inmediata para controlar el frío, aun cuando existe la termogénesis de los alimentos, ésta no es suficiente para ayudarnos con las bajas temperaturas que sentimos en inverno”.

Más que un beneficio, la especialista dice que consumir este tipo de alimentos -junto con los calzones rotos o los picarones-  se transforman en un daño a nuestro cuerpo ya que “promueven la obesidad y enfermedades asociadas al consumo de grasas saturadas, aumento de peso corporal a expensas de calorías vacías (mala calidad), del colesterol y de la presión arterial”.

 ¿Qué pasa con el café con malicia?

Por otra parte,el médico fisiólogo y fisiopatólogo de la carrera de Medicina de USS, Claus Behn, advierte  que el mito de tomar alcohol para ayudar a “pasar el frío” es absolutamente falso.

“Pasa todo lo contrario porque el alcohol produce vasodilatación y con eso se pierde el calor a través de la piel”. Entonces, para mantener el equilibrio entre la producción de calor y pérdida de éste lo que se debe hacer es simple “arroparse bien y aumentar la producción de calor haciendo ejercicios, tomando bebidas calientes y achoclonarse como los pingüinos”, dice. 

El especialista manifiesta que esto se debe por un desbalance entre producción y pérdida de calor, lo que se conoce como hipotermina “cuando se presenta ésta la temperatura corporal baja a los 35.5 grados Celsius y todo se hace más lento, incluidas las punciones cerebrales, surge el sopor, incongruencia movimientos y adormecimiento en todas las funciones corporales, lo que finalmente lleva a la muerte”.

¿Qué comemos para el frío? 

Los especialistas señalan entonces que lo que se debe consumir es agua, porque es termo regulador (ayuda a controlar y mantener la temperatura) y más aún si ésta se bebe en infusiones, sopas, te o café con una temperatura alta.

Preferir endulzantes no calóricos para las bebidas calientes, de esta manera cuidamos la salud evitando el consumo de azúcar de mesa.

También se debe privilegiar el consumo de  frutas y verduras por su aporte de vitaminas y minerales que fortalecerán el sistema inmunológico jugando un rol fundamental en la prevención de enfermedades respiratorias

A ello se suman una buena hidratación y mucho movimiento. Realizar actividad física y elegir siempre caminar y usar las escaleras, puesto que además de ser muy saludable el ejercicio físico, genera calor y se consumen calorías lo que ayuda a controlar el peso.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo