"Solo comencé a llorar, era repugnante": mamá e hijo sufren terrible infección tras recibir una "lluvia de caca" desde avión

Las dos personas iban en un auto con techo solar, el cual estaba abierto, por lo que recibieron con todo el excremento.

Por Christian Monzón

Sue Allan (53 años) y su hijo Travis (21) viajaban tranquilamente en un automóvil conducido por la mujer, cuando un semáforo en rojo los hizo detenerse en la ciudad canadiense de en Kelowna.

Mientras conversaban a la espera del verde, sufrieron uno de los más asquerosos e inesperados hechos que podría pasarle a alguien: recibieron una verdadera "lluvia de caca", según informa CBC.

El vehículo en el que iban tiene techo solar, el cual estaba abierto, y por donde escurrió todo el excremento que cayó desde un avión que volaba a baja altura.

"Nos inundaron de caca. Podías sentir caídas de gotas desde el cielo, golpeándonos la cara dentro del automóvil y por todo el parabrisas. Solo comencé a llorar. Eso era repugnante", relató la mujer.

De igual manera, resaltó que tras lo ocurrido "mi hijo vomitó al instante. Solo estaba vomitando por el olor. Olía horrible".

auto Así quedó parte del auto. Sue Allan

Luego de lo acontecido, llevaron el automóvil a un lugar para que fuera lavado, mientras ellos fueron al médico, en donde se les diagnosticó una conjuntivitis severa, por lo que deberán usar gotas.

Por lo mismo, estudian demandar a la Transport Canada afirmando que todo podría haber sido mucho peor. "Siento que deberían compensarme por las lesiones. ¿Qué pasaría si todo hubiera caído en un gran pedazo? ¿Y si pasaba esto por la cabeza de mi hijo y lo mata? ¿Y si me pasaba a mí y me mataba ?. Esta podría ser una circunstancia muy diferente a la caca en mis ojos, ¿sabes?", expresó Allan.

La firma en tanto negó que una nave de la empresa fuera la responsable. Sin embargo, otras personas también denunciaron haber recibido excremento en sus cabezas y que también se trataba de un avión de dicha empresa.

Ante esto, explicaron que la normativa señala que los desechos se deben eliminar luego de aterrizar, por lo que podría haber existido una filtración en el tanque de aguas residuales.

"Si esto sucede, el líquido que se filtra desde las válvulas se congela y se adhiere al exterior del avión cuando el avión está volando a gran altura. A medida que el avión comienza su descenso y la atmósfera se calienta, el hielo comenzará a derretirse y las piezas se separarán del avión. Estos trozos de hielo se funden o permanecen en su estado sólido antes de tocar el suelo", explicó un portavoz de la firma.

 

 

 

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo