"Es asqueroso, un espectáculo repugnante": botellas vacías y excrementos humanos convierten al Everest en el vertedero a mayor altura del mundo

Confirmado: echamos a perder todo lo que existe en el planeta.

Por Christian Monzón

Es el sueño de muchos: llegar a la cima del monte Everest escalando los 8.848 metros de altura y llenarse de orgullo al ser uno de los pocos que lograron vencer a la naturaleza y encaramarse al techo del mundo.

Sin embargo, la montaña más alta del planeta se está convirtiendo en el vertedero de mayor altura por culpa de los mismos alpinistas, quienes han dejado su basura en dicha zona de Nepal.

Pemba Dorje Sherpa, un guía que ha llegado la increíble suma de 18 veces a la cima del Everest, dio a conocer como el increíble espectáculo que era ver en vivo al monte derivó en un penoso escenario.

"Es asqueroso, un espectáculo repugnante.  La montaña tiene toneladas de residuos", afirmó el serpa a AFP. Esto debido a la gran cantidad de excrementos humanos, botellas vacías, tiendas fluorescentes y material de escalada abandonadas en la montaña.

En ese sentido, es cosa de revisar solamente los datos obtenidos el 2017 para darse cuenta de la magnitud del problema. Ese año se totalizaron cerca de 25 toneladas de desechos sólidos y 15 toneladas de residuos humanos recuperados desde las alturas de Nepal.

Por lo mismo, tanto el país asiático como el Tíbet se han enfocado en solucionar este problema multando en 100 dólares a los alpinistas por cada kilo de basura que dejen en el Everest.

Mientras que Nepal pide un depósito de hasta 4 mil dólares a cada equipo que escala el monte, el cual se devuelve si estos bajan al menos ocho kilos de desechos del lugar.

El problema es que los altos gastos que conlleva llegar a la cima del Everest hace que para los alpinistas no signifique demasiado pagar estas cifras de multas con tal de no preocuparse del tema medioambiental.

Según informa Science Alert, los serpas eliminan una cifra de 11 mil kilos de excrementos humanos en cada temporada desde el monte, de acuerdo a un informe del 2016.

El tema es que cómo no hay un procedimiento establecido por las autoridades, lanzan estos desechos en un pueblo cercano, convirtiendo dicha zona en un pozo de residuos que está llevando a los expertos a plantearse qué hacer con eso.

De esta forma, se planea convertir los excrementos en combustible renovable, siendo un paso más para frenar que el Everest siga siendo el vertedero a mayor altura del planeta.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo